Schalke 04, el tercero en discordia

Goretzka

Goretzka

La renovación de Draxler fue clave para otorgar nivel al proyecto. Jugadores como Goretzka o Clemens, otorgan futuro al Schalke 04

 

Guillermo González

 

Ante la rivalidad aparente entre el Bayern de Múnich de Pep Guardiola y el Borussia Dortmud de Jürgen Klopp, el tercero en discordia no es una mera frase hecha en la Bundesliga. El Schalke 04 de Jens Keller podría poner en tela de juicio esa dualidad alemana.

La supremacía bávara del Bayern quedó cuestionada en la pasada Supercopa alemana frente al Borussia Dortmund (4-2), pareciendo que el trozo más grande del pastel caerá en el lado de estos dos equipos. No obstante, el modelo de negocio de la Bundesliga y la potenciación de las canteras alemanas han propiciado que otros clubes del campeonato puedan pelear o molestar a estos los grandes de Alemania. El Schalke 04 podría ser el tercero en discordia, el otro posible dolor de cabeza para Pep Guardiola.

Una era post-Raúl

Desde que Raúl González salió de Gelsenkirchen con destino a Qatar, los cimientos del Veltins Arena no se desmoronaron ni mucho menos. El equipo minero quiso orientar su grandeza hacia un colectivo más compacto que conllevaba un tiempo a medio/largo plazo. Jugadores como Neudstädter o Kolasinac evidenciaban el intento de aprovechar la materia prima del club como modelo de éxito, algo que se pudo apreciar en Holtby – saldría en invierno – y Julian Draxler, sobre todo en este último.

Sin embargo, los resultados no cuajaron y acabaron con la destitución de Huub Stevens en diciembre, propiciando la llegada de Jens Keller, un entrenador de la cantera del Schalke. Realzó al equipo en la segunda mitad de la temporada con un Draxler – su renovación hasta 2017 se tornaba necesaria -en estado de gracia y un colectivo en alza. Finalmente, lograron la tan ansiada cuarta plaza y una posible vacante en la Champions League.

Resurgir al más puro estilo alemán

Esta temporada se presenta prometedora en Gelsenkirchen. El Schalke 04 se ha reforzado hacia una perspectiva que pretende mejorar su banquillo y asegurar su futuro. Directamente, la directiva del club minero parece imitar al mismísimo Bayern y Borussia en cuanto a su política de fichajes se refiere: peinar los mejores jugadores de la competición alemana y en las categorías inferiores.

Independientemente de Adam Szalai (Mainz 05) y Felipe Santana (Dortmund), la verdadera identidad que evidencia el Schalke va dirigida hacia las contrataciones de Leon Goretzka (Bochum), un mediocentro polivalente y con dotes de conducción, y Christian Clemens (Colonia), un estilete por la banda. Junto con Max Meyer (cantera), no hay mejor intención para asegurar el futuro y el presente.

Jens Keller cuenta con un colectivo bastante completo. A estas contrataciones, un bloque formado por Höwedes, Fuchs, Neudstädter y Huntelaaar, avisa de no haber mejor rival para Bayern y Borussia. No todo será Pep contra Klopp.

Sígueme en twitter: @Guille_FutbIn

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top