Una pareja sin comparación en ningún otro equipo del mundo

DxT Cristiano BaleJaime Rincón

 

Ancelotti ya había probado a Cristiano Ronaldo durante esta pretemporada como referencia ofensiva. Y, ahora, con la llegada de Gareth Bale, el técnico italiano deberá confirmar esa nueva posición de su máxima estrella para encajar las piezas.

 

Bale llega para ocupar el carril zurdo, territorio indiscutible de CR7 durante las últimas temporadas en el Santiago Bernabéu. El galés destaca por su potencia y velocidad y su lugar natural es la banda. Aunque sus comienzos fueran como lateral, su olfato de gol y lógica evolución no dan lugar a pensar que Carleto piense en él como posible defensa, más allá de una situación puntual de máxima urgencia.

 

El galés llega, por tanto, para ocupar la banda izquierda en el frente ofensivo merengue. Es la solución más lógica, pero no la única. Su potente disparo desde larga distancia le señalan como una buena opción para jugar en el lado derecho. En este caso, Cristiano y Bale ocuparían los carriles del nuevo Madrid. Dos auténticos puñales sin comparación con ningún otro equipo del mundo.

 

La mediapunta, descartada

Otra alternativa sería colocar a Bale como mediapunta, lugar que le destapó como un goleador nato en el último tramo de temporada con el Tottenham. Sin embargo, el Madrid tiene más que cubierta esa posición con la llegada de Isco y la presencia de Özil y Modric.

 

Por tanto, todo hace indicar que Bale tomará el relevo de Cristiano y la estrella lusa desplazará su área de acción al área. Sea como fuere, lo que está claro es que ambos son compatibles y que Ancelotti no se planteará, en ningún caso, dejar a uno de los dos fuera del equipo.

 

Marca.es

 

Artículos relacionados

Top