EL FASCINANTE Y DOLOROSO MUNDO DE LA POLÍTICA

col-wilfredo-franco-150x150

Wilfredo Franco

Wilfredo Franco
wfranco01@gmail.com

 

Observar al presidente más poderoso del planeta solicitando apoyo a otros países y autorización a su propio Parlamento para reducir las capacidades militares de una dictadura de 43 años, la de al-Assad, que cometió crímenes de lesa humanidad asesinando a su propia gente con gases venenosos, violando prohibiciones internacionales, causa interés y admiración por los giros del ejercicio de la política.

 

La política, desde el origen ético y moral de la conciencia humana, debe ser el ejercicio del poder y el logro del consenso en las sociedades humanas en la búsqueda, tanto del bienestar colectivo y personal como la propia supervivencia y evolución de la sociedad humana. Como tal, la política surge en el período neolítico, con la sedentarización y crecimiento de los grupos humanos gracias al desarrollo de la agricultura, como necesidad ante las crecientes complejidades y dificultades para entenderse.

 

El desarrollo del concepto de Dios, la ética, la moral y el respeto a reglas fundamentales de convivencia, gracias al pensamiento religioso, consolidaron la vía de la supervivencia. El concepto de democracia introducido por los griegos y, más tarde, por la Revolución Francesa y la Constitución de Estados Unidos afianzó el desarrollo de la política como ciencia y arte para la evolución de las sociedades nacionales. Las Naciones Unidas y el Derecho Internacional surgieron después de la muerte de más de 20 millones de personas por causa de los errores conceptuales y la visión troglodita de la política encarnada en un hombre llamado Hitler, dotado de un inverosímil poder de convencimiento de todo un pueblo disciplinado e industrioso y de enorme capacidad intelectual y constructiva.

 

Cameron, Obama y Hollande se reúnen para analizar el plan ruso sobre Siria

Cameron, Obama y Hollande se reúnen para analizar el plan ruso sobre Siria

 

El fantasma ronda

 

Hitler desapareció luego de su obra de destrucción, quizás inimaginable para él mismo y sus seguidores, pero su fantasma sigue rondando las casas del poder en muchos países. Y sigue causando genocidios, dolor y sufrimiento a muchos pueblos. Y es que las ansias de poder se vuelven vicio, obsesión y, finalmente, locura, pues solo a un gobernante insano se le pueden ocurrir las barbaridades cometidas por Saddam en Irak, Gadafi en Libia y  Bashar al-Asad, que ha continuado la dictadura de su padre Hafez al-Asad, quien gobernó desde 1970 al 2000.

 

Los al-Assad han gobernado 43 años en Siria y valdría la pena preguntarle a algún vecino árabe cuál es su opinión. Su dictadura solo es superada por la de los Castro en Cuba. En todo caso, estos rancios y desnaturalizados gobiernos se parecen más a la política del neolítico que a la democracia concebida por los griegos hace más de 2.000 años y la establecida por los pensadores de la Revolución Francesa y de la Constitución de Estados Unidos hace mas de 200. La historia nos enseña que la insania mental de tales gobernantes tiene como consecuencia pobreza, miseria, represión, sufrimientos y muerte en sus pueblos.

 

Es fascinante que las dictaduras, tanto comunistas como fascistas, hablan precisamente en nombre de lo que suprimen: Libertad, Independencia y Progreso. ¡Hipocresía de alto nivel, y encuentran quien les crea! Por otra parte, un componente de la política neolítica jamás desterrado de la humanidad es el terrorismo. Siempre ha habido grupos organizados para el fin de obtener y retener el poder, que terminan practicando acciones para aterrorizar a la comunidad, como es el caso de Bashar al-Assad, tratando a toda costa de mantener su dictadura.

 

Maduro apoya a al-Sadat

 

En los muy democráticos Reino Unido y Estados Unidos, primero la Constitución y las leyes y luego la voluntad mayoritaria de la ciudadanía se respetan y se hacen respetar. Obama sabe que la guerra y las acciones terroristas han impactado la voluntad de sus compatriotas, que prefieren que su país no se involucre en más conflictos, pues las pérdidas económicas y en tranquilidad han sido enormes. También sabe Obama, al igual que los países europeos y de la Liga Árabe, que el fantasma de Hitler puede encarnar en nuevos genocidios y está convencido de que hay que liquidar el almacén de 1.000 toneladas de armas químicas del genocida, obligándolo a negociar una solución a la matanza entre compatriotas sirios.

 

El verdadero triunfo de la Humanidad seria llevar a estos gobernantes de 43 años de dictadura a la Justicia, con el debido proceso. Solo la democracia y la libertad para el disfrute de los derechos humanos y civiles consagrados en la Carta de la ONU y en la Constitución de las naciones democráticas, conducen al deseado bienestar y progreso de sus pueblos.  El castrocomunismo, aunque se llame socialismo siglo XXI en Venezuela, apoya vehementemente a Bashar, su hermano de clase. ¿Qué opina el pueblo de Venezuela?

 

 

 

 
Wilfredo FrancoWilfredo Franco

Artículos relacionados

Top