El fin del control cambiario

Ángel Garcia Banchs

Ángel Garcia Banchs

Ángel García Banchs
@garciabanchs

 

 

Cómo levantar el control de cambios al menor costo social posible fue el dilema que el día de hoy Henkel García y este servidor empezamos a discutir en un café de Caracas. Abajo alguna de las conclusiones.

 

dolares divisas– Al cierre del año 2013, un 75% de la liquidez en moneda nacional estará en bolívares, porque estará a la fuerza; es decir, porque el control de cambios impediría su fuga o conversión a divisas (ello incluye todos los ahorros y dividendos en bolívares represados). Para que el 100% de la liquidez actual en bolívares se mantuviese a gusto, debería reducirse el riesgo y la incertidumbre, y ajustarse la tasa de cambio (sólo así, los depósitos en bolívares serían una opción de portafolio competitiva o deseada).

 

– A precios proyectados a fin de año, si hipotéticamente se levantara el control cambiario, la tasa de cambio oficial y única (el fin del control implicaría por definición una sola tasa) alcanzaría 25Bs/$, a pesar de que para esa fecha el tipo de cambio real de equilibrio (digamos, el dólar Big Mac) implicará un tipo de cambio nominal de 15Bs/$.

 

– En palabras llanas, a precios de fin de año, 15Bs/$ equilibrarían el mercado de bienes, mientras que el conjunto de los mercados de bienes y financiero requeriría 25Bs/$.

 

– Un tipo de cambio hipotético de 25Bs/$ (hipotético porque no llegará ahora a ese nivel o, lo que es lo mismo, porque el control no será levantado en diciembre) implicaría una enorme pérdida de poder de compra del salario del orden de un 50%. Mientras que el tipo de cambio de 15Bs/$ (el que sólo equilibraría el mercado de bienes) menos: un 30%. Lo anterior, sin importar si la caída del salario real (la devaluación a 15Bs/$ o a 25Bs/$) se da de golpe o en tramos (i.e. si se levanta el control de golpe o se devalúa poco a poco, en un proceso de un par de años).

 

– La pérdida para el ciudadano de a pie (el costo social y político) sería significativo, pero, mucho menor al que los números sugieren: la caída del salario real de 30% o 50% (según se busque equilibrar mediante la devaluación el mercado de bienes únicamente o también el financiero), no estarían considerando el hecho de que la escasez se haría cero, al eliminar los controles (lo que compensaría en la práctica la caída real de los salarios).

 

– Recomiendo la devaluación hasta lo que el equilibrio del tipo de cambio real sugiere, 15Bs/$ (y no 25Bs/$), hallando la diferencia para alcanzar el equilibrio financiero, simplemente, mediante el endeudamiento externo, mas no para financiar el gasto público, sino para acumular reservas; es decir, dejaría la liquidez o circulación en bolívares intacta (para proteger al sistema bancario en el proceso de levantamiento del control cambiario), y acumularía reservas internacionales en base al endeudamiento (el objetivo central sería: lograr el equilibrio real y financiero, al menor costo político y social para el ciudadano, y lograrlo en el menor tiempo).

 

– Después de eso, bastarían un par de reglas salariales, fiscales y monetarias. Particularmente, sugeriría incrementar los salarios y el gasto fiscal, así como, también, fijar el interés interbancario, 2 a 3 puntos porcentuales por encima del incremento anual de la productividad media. Con ello, estoy seguro, recuperaríamos finalmente la estabilidad de precios y cambio (es decir, la estabilidad macroeconómica). Otro tema, mucho más complejo, vendría luego: el del crecimiento transformador y el desarrollo. Pero, ése, ése requeriría mucho más que un café.

 

www.econometrica.com.ve

 

 

Artículos relacionados

Top