Fukushima y Miraflores

Sammy Eppel

Sammy Eppel

Sammy Eppel
sammyeppel@gmail.com
@sammyeppel

 

¿Es posible que el país sea uno de los principales compradores de aeronaves de lujo?

 

Los eventos en Chernobyl y Fukushima, causaron graves daños a la economía, sufrimiento a la población y muerte a los trabajadores cercanos. Pero a pesar de la dimensión de la tragedia, solo se puede culpar de posible negligencia o impericia a uno que otro ingeniero, pues a nadie se le ocurriría que algún trabajador o técnico se levantó esa mañana con la específica misión de hacer daño a su empresa, sus compañeros de trabajo, su familia o su país. Es lo que se llamaría en el argot legal la ausencia de intención criminal.

 

Es mi opinión que en Miraflores, ministerios y poderes públicos que responden a una línea partidista revolucionaria, existe la intención y la disposición de llevar a cabo una misión que solo puede catalogarse de criminal. El grupo “talibán” quiere llevar al país al mar de la felicidad del comunismo, claro, mientras se llenan los bolsillos. El grupo de los boliburgueses, bolichicos y enchufados solo les interesa la cantidad de dólares en sus cuentas, como si fuese lo más normal “desguazar” la tierra de Bolívar. La prueba de lo que asevero, es que toda decisión del régimen parece diseñada para que tal o cual grupo o persona se ganen indebidamente un dinero que pertenece a la nación. Mientras Venezuela se desangra y los venezolanos pasan cada día más trabajo y son víctimas de mayores injusticias, las conversaciones en los centros de poder es quien tiene el mejor jet privado. ¿Cómo es posible que a pesar de la gran tragedia que se vive, Venezuela sea entre los países en desarrollo, el segundo comprador de lujosas aeronaves, luego de Nigeria? Estas podrìan estar registradas en otros países, pero las bitácoras de vuelo y los movimientos migratorios mundiales no mienten. ¡Será!

 

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top