El éxtasis del Tea Party

Antono Caño

Antono Caño

Antonio Caño
@antonio_cano_

 

Prometieron que harían todo lo posible para parar la reforma sanitaria de Obama

 

Desde su aparición en la escena norteamericana, en el verano de 2009, pocos meses después de la toma de posesión de Barack Obama, el Tea Party ha pasado por momentos de gran relevancia, como en las elecciones legislativas de 2010, y otros de cierto repliegue, como en las presidenciales de 2012. Pero su protagonismo nunca había llegado a ser el factor dominante de la situación política del país. Hasta ahora, con el cierre de la administración federal, cuando ha arrastrado a toda la nación a un estado extremo de ingobernabilidad.

tea partyPocas horas antes de que se consumara la suspensión de la actividad pública, Obama decía que “una facción de un partido en una cámara de uno de los poderes del Estado no puede paralizar todo un país”. Se equivocaba. Sí pudo. Pudo, en parte, porque su radicalismo no se detiene ante consideraciones como la estabilidad política, los riesgos económicos o la imagen de una gran potencia. Pero pudo también porque al Tea Party le sobra la determinación y el arrojo que les falta a todos los demás políticos del país.

John McCain, que desaprueba por completo las tácticas del Tea Party, tenía razón cuando decía que, en el fondo, los congresistas de esa tendencia no estaban haciendo más que cumplir con el compromiso asumido ante sus electores. Prometieron en sus campañas que harían todo lo humanamente posible para parar la reforma sanitaria de Obama, y eso es lo que están haciendo, todo lo posible, sin límites, sin excusas sobre intereses de Estado.

Al Tea Party se le podrá acusar de muchas cosas excepto de incoherencia. Defiende el aislacionismo en política internacional, y se plantó en el Congreso contra la intervención militar en Siria. Se opone a los anticonceptivos, el aborto y el matrimonio homosexual, y obstruyen cualquier avance en esa dirección en cualquier instancia de poder a la que acceden. Abominan del Gobierno, y lo paralizan.

Las huestes del Tea Party en Washington no son, precisamente, políticos convencionales. En su origen, muchos de ellos, son simples vendedores de coches, fontaneros o médicos. Vinieron a esta ciudad para hacer la revolución, no para hacer amigos. Muchos de ellos duermen en sus despachos, entregando cada minuto de sus vidas a una labor que no es un oficio, sino un sacerdocio, una misión, una causa.

Este Washington de hoy, con el Gobierno cerrado, está mucho más cerca de su ideal. Les importa un rábano la crítica de que están dividiendo al Partido Republicano. Esta crisis es su éxtasis. No van a ceder fácilmente.

 

 

 
Antonio CañoAntonio Caño

Artículos relacionados

Top