Narco y Estado

Sammy Eppel

Sammy Eppel

Sammy Eppel
sammyeppel@gmail.com

 

Mientras tanto, el pueblo pasa todo tipo de penurias e injusticias

 

Cuando Chávez en su insólita carrera al abismo rompió relaciones con la DEA y otras agencias antidrogas y le abrió las puertas de la patria de Bolívar a la narco guerrilla de las FARC y las convirtió en verdaderos socios, el destino de la revolución quedó sellado. Los narcos se establecieron y penetraron todas las esferas incluyendo al estamento militar.

 

El régimen controla todo, incluido el narcotráfico, si no que expliquen cómo más del 60% de la droga que se procesa en Colombia, pasa por Venezuela y luego al mundo con casi total impunidad. Recordemos que estadísticamente menos del 10% es decomisado, lo que quiere decir que lo que hemos visto con asombro como una gran cosa, es solo la punta del iceberg. Boliburgueses, Bolichicos y Enchufados (BBE) solo hicieron lo que la cúpula de la revolución les permitió. Y creo que no es necesario ser adivino para saber qué pasa cuando desde el poder se le revienta la fibra moral a un pueblo.

 

Con nuestro querido y sufrido país se ha llevado a cabo lo que solo puede calificarse como experimento diabólico, donde por un lado y como propósito revolucionario, se destruye la capacidad productiva para poder importar todo y por otro y a pesar de la gigantesca renta petrolera, se pide prestado para seguir repartiendo fortunas entre los BBE.

 

Desde hace tiempo venimos aseverando que lo único que se produce en gran cantidad son millonarios en dólares cuyo único mérito es haber estado cerca de la ubre del Estado regalón y del narcotráfico. Mientras tanto, el pueblo pasa todo tipo de penurias e injusticias y al que hace mucho ruido le dan una migaja del festín de la corrupción. ¿Cómo va a terminar esto? Pues en hambre y sangre, es el plan Castro-Chávez y de su nuevo y aventajado vástago. ¡Será!

 

 

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top