LAS UVAS DE LA IRA

Carlos Ochoa

Carlos Ochoa

MERCURIALES
Carlos Ochoa
ochocarlos@gmail.com

 

Con el título “Las uvas de la ira” publicó el escritor norteamericano John Steinbeck en 1939 una controversial novela que luego fue llevada al cine por el legendario director John Ford, teniendo como protagonista a uno de los actores más admirados de la industria cinematográfica: Henry Fonda. La novela narra el ambiente de inestabilidad y crisis que sufrió la sociedad agraria norteamericana luego del crack económico de 1929.

 

“Las uvas de la ira” o “Las viñas de la ira” como también ha sido conocida la novela de Steinbeck ha sido parodiada hasta por la popular serie de “Los Simpson”. En Valencia una particular versión de las uvas de la ira es la que se está desarrollando con la detención de Edgardo Parra, acusado de corrupción y extorsión durante el ejercicio del cargo de burgomaestre de Valencia.

 

La presunción de corrupción y extorsión por parte de Parra es de vieja data, desde hace mucho se ha señalado sin pruebas al alcalde y a su hijo de operar una alcaldía paralela, que entre otros delitos tendría a la extorsión como fuente de ingresos.

 

341 uvasPor eso es que hay que preguntarse por qué esperaron hasta ahora para abrirle una averiguación, cuando por notitia criminis se señalaba a Parra como un funcionario corrupto. Las razones para explotar “la bomba política” son parte de una cuidada estrategia del alto gobierno y del gobernador de Carabobo, Francisco Ameliach.

 

La caída en las encuestas de los candidatos del PSUV a nivel nacional, y el incremento del descontento en la calle con el gobierno de Maduro, son con la guerra interna que consume los esfuerzos por alcanzar la unidad en el llamado “Polo Patriótico”, los elementos a considerar para entender el momento escogido por la alta dirigencia del chavismo para la detención del Alcalde. Lo que se quiere alcanzar con este caso, es credibilidad en la lucha anticorrupción que ha declarado llevará el Presidente Maduro “hasta las últimas consecuencias, caiga quien caiga”.

 

Pero existen también razones políticas regionales. El gobernador Ameliach con la detención de Parra lleva la ventaja de la sorpresa, de la anticipación al escenario en donde el PSUV pierde las elecciones en Valencia. Ameliach se está protegiendo de los posibles cuestionamientos que pudiesen hacerle por la pérdida de la alcaldía, y de paso está liquidando a un sector del chavismo que saldrá jubilado después que se conozcan los resultados de la elección.

 

El 8 de diciembre nadie en el PSUV puede exigirle cuentas a Ameliach por la derrota casi segura que sufrirá el partido de gobierno en Valencia. El argumento de mayor peso que explica el revés electoral está claro con la detención de Parra. En el mismo tono, tampoco Miguel Flores saldrá lastimado por el revolcón, todo lo contrario, sus acciones subirán en la bolsa política por el desempeño y el sacrificio de mantener una candidatura en medio de la adversidad de la opinión pública con el caso de Parra, que hace prácticamente imposible desarrollar una campaña con opción de triunfo.

 

Por ahora, Ameliach mantiene su imagen de estratega y se cuida, se protege del deslave que sufrirá el PSUV y el gobierno de Maduro en las elecciones de diciembre… cuando en las urnas, las uvas de la ira se cuenten.

 

 
Carlos OchoaCarlos Ochoa
Etiquetas , ,

Artículos relacionados

Top