Precisiones esequibas

Isaías Antonio Márquez Díaz
isaimar@gmail.com

 

En 1835, cuando Inglaterra manda a Venezuela el explorador Robert H. Schomburgk, tras los pasos del colono hispánico y los de Humboldt, a realizar prospecciones en la cuenca del río Esequibo, ofrece, histórica y explícitamente, el reconocimiento del hoy Territorio Esequibo, como patrimonial de otrora Capitanía General de Venezuela, creada por Carlos III, en 1777, cuyo límite oriental era, justo, el Esequibo.

 

Asimismo, el voluntariado de los “Cazadores Británicos”, por la campaña libertadora, es indicio fiel del afán sobre esta área. El 3 de octubre de 1899, el laudo parisiense decide, por coacción, un fraude: hurto de la hoy “Zona en Reclamación”.

 

Relevante, el plan del Gral. Pérez Jiménez, quien se propone al rescate de ésta por asalto, e impulsa, así, entre otras, su caída, a cometido de EEUU, la izquierda y el narcotráfico incipiente.

 

El 17 de febrero 1966, por el Acuerdo de Ginebra, designan una Comisión Mixta, por cuatro años, para solventar la disputa limítrofe entre nosotros y Guayana Británica. Pero, el 26 de mayo de ese año, ésta se emancipa del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte. Y, Venezuela acepta, con dudas, a Guyana, como país. No obstante, aduce que el límite entre ambos es el río Esequibo, desde sus fuentes, hasta su afluencia al océano Atlántico. Y, revalidado el dos de mayo de 1981.

 

En 1984, por decisión de ambas naciones, el debate se remite a secretaría de ONU y, en 1985, bajo la forma de Buenos Oficios, a fin de adelantar conversaciones, mediante un buen oficiante, nombrado por el secretario general de ONU y un facilitador por nación encausada, funcionarios quienes han achicado el tema, unido a incuria del régimen actual, desde 1999.

 

 

Miembro del consejo académico del IDEFV

 

 

 

Artículos relacionados

Top