El silencio

Ruth Capriles

Ruth Capriles

Ruth Capriles
ruthcapriles@yahoo.com

 

¿Qué pasaría si de repente no fueran noticia? ¿Si nadie les parara?

 

Provoca hacer silencio, no ver, oír ni hablar. Ponerse las manos en los ojos, oídos y boca, como los monos sabios del santuario de Toshogu, Japón.

 

No ver la perversidad de un gobierno que monta especie de pirámides con bonos de Pdvsa para los cuales imprime dinero inorgánico que avienta la inflación que después quieren controlar con otros juegos de azar; y aliviar con subsidios para reproducir indigentes. No oír las mentiras que cuenta el Gobierno. Cesar de tratar de explicar con palabras lo que resulta irracional y un suicidio colectivo.

 

Una interpretación tradicional de los monos sabios los entiende como advertencia moral: no ver, escuchar ni decir el mal. Pero otra interpretación más popular es la conveniencia de rendirse a un sistema opresivo: no ver la injusticia, oír las mentiras ni expresar opinión ni rabia.

 

Debían poner a los monos sabios en el pabellón revolucionario, debajo de las estrellas; atrapados por la unión de complicidades estelares a no ver, oír ni hablar. Y el silencio de los sepulcros que tanto gusta a los opresores volvería a reinar sobre esta tierra.

 

A menos que seamos selectivos e inteligentes en la dosificación de tal abstención de los sentidos. Es muy saludable no ver al ilegítimo ni oír sus cadenas televisivas. Se ahorra uno muchas calenturas. Boicotea las cadenas. Y convendría incluso callar para no dar excusa para reprimir; para no revelar la estrategia de oposición; para no cansar con análisis que parecen no influir en la inercia del mal desatado. Sí, la sabia conseja de Toshogu podría ser una estrategia de lucha en lugar de una rendición.

 

¿Qué pasaría si de repente no fueran noticia? ¿Si nadie les parara? ¿Si todos hiciéramos un voto de silencio tan abismal como el hueco que ellos cavan? No el silencio frío de los individuos dispersándose en sumisión voluntaria para sobrevivir, sino el silencio activo, concertado, el mismo día a la misma hora, como acción de lucha y reacción racional ante la irracional sistematización del mal y la estupidez.

 

 

@ELUNIVERSAL

 
Top