Malditos y benditos

Alex Capriles M.

Alex Capriles M.

Axel Capriles M.
acaprile@ucab.edu.ve
@axelcapriles 

La independencia económica de los individuos supone la limitación del poder autocrático

 

¿Alguna vez han pensado en qué misteriosa alquimia convierte a la Associacao Brasileira das Industrias de Alimentacao, a la Asociación Empresaria Argentina o a los numerosos comerciantes árabes y chinos que pululan en todo el país, en empresarios y asociaciones de negocios altruistas y angelicales, mientras que Fedecámaras, Conindustria y los empresarios venezolanos son todos una sarta de bandidos, los enemigos del pueblo? Si todos pertenecen a la misma satrapía, si los empresarios son, por definición, miembros de la miserable subespecie humana de capitalistas depredadores, ¿por qué los brasileños y chinos han mutado en clementes y misericordiosos proveedores de comida para el bravo pueblo venezolano mientras que los empresarios criollos se convirtieron en abominables acaparadores dedicados a la guerra económica? ¿Qué convierte al empresario extranjero en un querubín bondadoso y al empresario nacional un demonio maldito?

 

lorenzo mendozaLa ciencia de la evolución de los valores morales no nos da luces al respecto pero sí la historia política de las naciones. Cuando en la Edad Moderna, el hombre occidental se enfocó en la producción de bienes materiales y la defensa de la propiedad privada, no lo hizo movido por un nuevo motivo de codicia -la codicia ha existido desde el principio de los tiempos- sino como creación de un espacio de libertad ajeno al ordenamiento despótico de los reyes.

 

Lo privado delimitaba un territorio que no estaba sujeto al dominio de la voluntad arbitraria del tirano, un pedazo de soberanía al margen del imperio y la sed de poder de los reyes, caudillos y mandones. La independencia económica de los individuos supone la limitación del poder autocrático. Los grupos económicos implican una amenaza al poder por efecto mismo de su autonomía. Pero a diferencia de los empresarios extranjeros a los que solo mueve la búsqueda de beneficios, los empresarios nacionales están afectivamente atados al país, tienen una historia que amarra su destino personal al de la nación.

 

 

 

 

 
Top