EL SITIADO

Américo Martín

Américo Martín

Desde La Cima del Ávila
Américo Martín

amermart@yahoo.com
@AmericoMartin 

 

 

I

 

No pocos poetas europeos recibieron con repugnancia la Revolución Industrial. Era implacable su dura manera de destruir bellezas artesanales en obsequio al supremo propósito de salvar la Humanidad y alargar el plazo de su dominio sobre el planeta. Unos tres siglos antes del estallido de ese fenómeno, digno por cierto él sí del nombre de revolución, el ingenio de Johannes Gutemberg, la imprenta, había aniquilado el reinado de la hermosísima caligrafía. Desde luego lo hizo sin proponérselo y no obstante la destrucción fue casi total. La imposición de aquellos rudos tipos impresos transcurrió en nombre de un derecho humano trascendental: el del homo sapiens a la información y  adquisición de conocimientos. En Inglaterra, entre fines del siglo XVIII y principios del XIX,  escritores y soñadores se recogían a la orilla de los lagos para meditar y recordar armonías ya antiguas. Se les conoció por eso con el calificativo de los “lakistas” (por lago, lake en lengua británica) precursores de la corriente literaria que con el nombre de romanticismo cerró su ciclo al concluir el siglo XIX

 

socialismo-siglo-xxiEn pleno siglo XXI esa infructuosa reacción se repite frente al estallido de la globalización (el homo globalizzatus), con la diferencia de que los “neolakistas” no defienden bellezas genuinas condenadas a desaparecer sino apolillados dogmas que les impiden pensar.

 

El temor al desarrollo, a los aportes de la ciencia, al mejoramiento de la calidad de vida fuertemente sostenida por la cooperación estamental y no la guerra de clases; todo eso ha alentado a contragolpe agresividades políticas cubiertas bajo formas dictatoriales. En pocos lugares semejante reacción ha tomado características tan primitivas, tan deplorables, como en la Venezuela dominada por el madurismo.

 

 

II

 

 

Lo más arraigado es lo que pudiéramos llamar “temor al contagio”. Diálogo supone intercambio de opiniones, ampliación del campo visual, enriquecimiento recíproco, pero el madurismo no lo entiende así. No desea ni siquiera escuchar opiniones distintas, no sea que debiliten la fe de sus leales. Pero como resulta difícil controlar los pasos de la totalidad de una militancia, opta por demonizar a quien piense distinto, incluso en el seno de su movimiento y allegados; y cuando eso resulte insuficiente porque el debate flota en el aire al alcance de cualquiera, enloquece de insultos, calumnias, cuentos para idiotas sobre la supuesta guerra económica desatada por el imperio, o la hemorragia de magnicidios, golpes, sabotajes nunca, pero nunca aportando ni la sombra de una prueba.

 

Todo parece indicar que el 8D el madurismo será castigado por el voto popular. La degradación a que se ha condenado al país no admite otra posibilidad. El conteo electoral tendrá un sonido macabro para el sucesor del caudillo y por eso busca la manera de librarse del reto de diciembre, mientras que la oposición más bien da todas las indicaciones de que procura unos comicios limpios, transparentes, confiables y pacíficos. Sin embargo, insultando la inteligencia del chavismo, Maduro repite lo insólito: es él quien favorece las municipales, en tanto que los que más las necesitan y muy probablemente se beneficiarán del resultado, se disponen a sabotearlas; es decir: a suicidarse o regalarle el juego a uno que lleva la señal de la derrota pintada en la frente.

 

 

III

 

Maduro agrega a esa resistencia contra el futuro, el progreso, la inteligencia, algo de su cosecha personal. Es un hombre de carácter más bien débil. Habrá descubierto que el tal socialismo del siglo XXI no existe, es puro humo, nada, cero, pero carece de la habilidad del caudillo para inventar contenidos y entusiasmar con ellos a sus seguidores. Además, los recursos para sobornar, comprar o ganar simpatías se han venido muy a menos. El resultado parece obvio: el presidente Maduro se siente aislado, amenazado por fantasmas que no alcanza a delinear, temor a lo desconocido. Es el heredero de una autocracia que por desgracia no puede sobrevivir sin atropellar a los demás. Con menos posibilidades que el caudillo, se ve empujado a extremar la violencia y el insulto, la amenaza y la mentira creyendo que eso le permitirá alguna forma de consolidación.

 

Johannes Gutenberg Prints First BibleMaduro, más que autócratas de sangre que lo han antecedido, ha caído en el pantano de lo que el ilustre historiador londinense Arnold Toynbee denominaba “mentalidad de sitiado”. Se refería el célebre pensador a la propensión totalitaria de sentirse en un mundo de feroces enemigos armados de planes siniestros que no duermen en su designio de asesinarlo. Siempre fue así, subrayaba Toynbee, desde tiempos de Licurgo y especialmente durante la emergencia de la Unión Soviética dirigida por su más alta expresión, Lenin, después por Stalin y sus sucesores.

 

Los sitiados inventan campañas, batallas. Son célebres sus pomposos años de tal o cual cosa: el de alfabetización, las 10 mil toneladas de azúcar, la destrucción final del capitalismo o la Suprema Felicidad. Necesitan borrar la memoria, rehacerla y ponerla a su servicio. Como decía Dieterich cuando aún no se había desengañado, Bolívar y Rodríguez, Jesús de Nazaret y Zamora fueron precursores pensados por la historia para encarnar en Chávez. Maduro quiso momificarlo; en sus alucinaciones tomó forma de pájaro o fue sombra subterránea.

 

El sitiado necesitaría que otros lo regresen a la realidad e induzcan a aceptar voces distintas o disidentes. Lo ayudarían a rescatar el sueño y recuperar la serenidad interior. ¿Pero quién le pone el cascabel al gato? No sea que a más de perder sabrosos privilegios, o ser desplazados por gente más obsecuente, despierten hienas fanatizadas  con la misión de imponer la paz…. ¿de los cementerios?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículos relacionados

Top