Presidencia débil

Rocio San MIguel

Rocio San MIguel

 

Rocío San Miguel
rociosm@cantv.net
@rociosanmiguel

 

 “Si la oposición quiere salir de mí. Si hay gente que quiere firmar para otro revocatorio, sencillo, recojan las firmas para el referendo revocatorio. Ese es el camino”. Así se expresó Nicolás Maduro con apenas 6 meses de haber sido elegido Presidente de la República. Un mensaje dirigido a la oposición pero también claramente a esa otra “gente” que dentro de las filas del chavismo están manifestando expresiones de alarma abiertamente, por la presidencia cada vez más deslegitimada en sus resultas que está ejerciendo el autodenominado “hijo de Chávez”.

 

Qué efecto tiene sobre la Fuerza Armada Nacional una Presidencia débil cuando tantos caudillos militares están controlando espacios de poder en Venezuela.

 

presidencia de maduroNótese que no se trata de “grupos de poder”, como surgieron tan pronto Chávez abandona el país el diciembre de 2012. Finalizando el 2013, avanzamos a la emergencia de “individualidades” que provenientes de un núcleo golpista originario de 1992 o vinculados a los líderes de las intentonas del 4F y 27N, están desplegando un accionar atomizado y a veces contradictorio desde parcelas en las que ejercen el poder.

 

Se trata de la configuración progresiva pero acelerada de un Estado feudal en la práctica, que viable o no, socava con fuerza las propias bases de una presidencia débil que representa Maduro y que desde antes del inicio de su ejercicio, debió apoyarse en el concepto de un Alto Mando Político Militar para poder llegar.

 

Con la desaparición que el imperio de Chávez imponía sobre la Fuerza Armada Nacional, no sin resistencias y a costos muy altos que pagar, no es viable el proyecto chavista en la forma que lo hemos conocido. Con una variable muy particular, al no existir amalgama posible y con un relevo generacional en el seno de la Fuerza Armada Nacional tan veloz, que impone un pase a retiro a la oficialidad entre los 50 y 53 años el darwinismo se acentúa existencialmente.

 

Como en la era feudal el poder estatal en Venezuela se está fragmentando, para ser asumido por los militares nominalmente. En este mapa, cada señor se convierte en juez, administrador, cobrador de impuestos, líder militar y político de la comarca que controla. Todo lo cual puede llevarnos a la anarquía o a una estructura de subordinación temporal y pragmática que en estos momentos, bajo el rotulo de una Presidencia débil, Maduro encarna, por decisión militar…

 

 

 
Rocío San MiguelRocío San Miguel
Etiquetas

Artículos relacionados

Top