Simonovis torturado

Sammy Eppel

Sammy Eppel

Sammy Eppel
@sammyeppel

 

Millones de venezolanos están en listas negras por su posición política

 

El libro “Los juristas del horror” de Ingo Müller, magistralmente traducido al castellano por Emilio Figueredo, no es una obra de ficción. Todo lo contrario, es un documento fidedigno de cómo la justicia puede pervertirse para terminar siendo un instrumento homicida al servicio de un proyecto político. Los horrores del régimen nazi fueron en su momento avalados por connotados jueces y fiscales que en lugar de seguir su conciencia, se plegaron a una espantosa visión de patria. Primero el régimen deshumanizaba a las víctimas tildándolos de insectos y apátridas para luego proceder a su eliminación, así millones de ciudadanos no beligerantes fueron masacrados, no sin antes ser despojados de su dignidad, desnudos y arreados como bestias.

El proyecto chavista contempla como base fundamental, un poder judicial sumiso y obediente y para eso había que buscar personas que por motivos ideológicos, monetarios o por resentimiento y sedientos de venganza, estén dispuestos a despojarse de la última gota de humanidad para cumplir lo que ellos llaman hacer patria. El mismo Aponte Aponte lo confirmó.

Si quisiésemos hacer un somero recuento de los desmanes de estos últimos 15 años, no alcanzarían las páginas de este diario. Brito fue torturado y muerto, la jueza Afiuni fue torturada y violada, Simonovis está siendo torturado y su muerte puede ser inminente, solo tres ejemplos de innumerables casos de violación de derechos ciudadanos fundamentales.

Millones de venezolanos están en listas negras por su posición política, o son torturados a diario con malos servicios, escasez de productos básicos, inseguridad y falta de justicia. Mientras la Defensoría del Pueblo solo defiende al régimen. ¿A esto se llama patria? ¡¡Será!!

 

 

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top