VENEZUELA, HACIA EL SOCIALISMO MÁGICO

José J. Esparza

José J. Esparza

José Javier Esparza

 

Maduro descubre el rostro de Chávez en la piedra de un túnel del metro.

 

“Se me paran los pelos nada más de contarlo”, explicaba el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. La mirada del fallecido presidente Hugo Chávez –informan escuetamente las agencias– apareció en la piedra subterránea durante la excavación de los túneles de la línea 5 del metro de Caracas. “Apareció a las dos de la madrugada”, concretaba Maduro, que, mostrando las fotos, añadía: “Miren la figura, un rostro, esta foto la tomaron los obreros. En ese rostro está la mirada de la Patria, que está en todos lados, como en estos fenómenos que no tienen explicación”. Para más misterio, la imagen ya ha desaparecido del lugar donde emergió. “Eso es para que ustedes vean que Chávez está en todas partes”, concluyó el presidente venezolano.

 

Nicolás Maduro conjuntamente con Jorge Rodríguez, muestra una supuesta imagen del rostro del fallecido ex mandatario Hugo Chávez quien habría aparecido en la excavación de un túnel del Metro de Caracas.

Nicolás Maduro conjuntamente con Jorge Rodríguez, muestra una supuesta imagen del rostro del fallecido ex mandatario Hugo Chávez quien habría aparecido en la excavación de un túnel del Metro de Caracas.

Entre una acelerada retórica socialista –hoy no hay en Venezuela iniciativa oficial que no lleve los apellidos socialista y bolivariano–, el régimen de Caracas, moldeado por la singular figura de su presidente, está adquiriendo a toda velocidad unos acentuados rasgos mitológicos.

 

El culto de ultratumba a la personalidad del líder, el difunto Hugo Chávez, lleva camino de convertirse en una suerte de religión de Estado. Maduro contribuye a eso con sus sorprendentes revelaciones. Esta es la tercera vez que Nicolás Maduro se topa con la presencia de Hugo Chávez más allá de la muerte.

 

La primera fue el pasado mes de febrero, cuando el presidente percibió a Chávez reencarnado en pájaro o, más precisamente, en “pajarito chiquitico” que silbaba a su oído: “El pajarito me vio raro, silbó un ratico, me dio una vuelta y se fue y yo sentí el espíritu de él –reveló el alto mandatario–. Lo sentí ahí como dándonos una bendición, diciéndonos: ‘Hoy arranca la batalla. Vayan a la victoria. Tienen nuestra bendiciones’. Así lo sentí yo desde mi alma”.

 

Algunos meses más tarde, el presidente reveló asimismo que muchas noches acude a conversar con el difunto líder al pie de su tumba en el Cuartel de la Montaña: “A veces vengo en las noches y me quedo a dormir aquí. Bastantes veces. Y ustedes no se dan cuenta”, relató públicamente el líder socialista.

 

Socialismo y espiritismo

 

El venezolano Uslar Pietri retomó la fórmula “realismo mágico” para definir un estilo literario donde los personajes viven los fenómenos extraordinarios como parte de la normalidad cotidiana.

 

Con el mismo espíritu –y nunca mejor dicho– podría utilizarse la fórmula “socialismo mágico” para definir la mezcolanza de socialismo retórico y culto espiritista en que está derivando la revolución bolivariana.

 

Después del socialismo científico de Marx y Engels, el socialismo mágico de Nicolás Maduro.

 

Para entender el fenómeno es preciso señalar que en la cultura popular venezolana sobrevive una fuerte veta espiritista. Desde hace más de un siglo hay en las capas populares de Venezuela un culto semireligioso a una figura mítica, María Lionza, también llamada Yara o Guaichía, culto que arranca de las devociones indígenas los antepasados y que, mezclada con las aportaciones animistas africanas, han dado en toda una serie de rituales espiritistas. “Espiritismo Marialionzero”, se llama formalmente el fenómeno, que integra rituales de origen católico con creencias indígenas y aspectos del vudú y de la religión yoruba.

 

En el espiritismo marialionzero caben también las liturgias dedicadas a los héroes de la independencia, sacralizados en la memoria popular. Es claro que Hugo Chávez ha entrado en el panteón, como cualquier transeúnte puede constatar al recorrer las calles más menesterosas de Caracas.

 

El espiritismo marialionzero no es un fenómeno marginal: hay estudios que dicen que cerca de la mitad de la población venezolana ha participado alguna vez en algún ritual de este corte.

 

344 maduro-nicolas-640x280-01112013La novedad es que ese mundo de espiritualidad subterránea aflore a la superficie de la vida pública y pase a formar parte del arsenal retórico del poder.

 

En Bolivia se ha vivido un caso semejante con el revival de creencias precolombinas que Evo Morales ha elevado a la categoría de rituales de Estado.

 

La diferencia estriba en que en Venezuela no se trata tanto de recuperar religiones pretéritas como de amoldar la espiritualidad primitiva a la figura del difunto líder bolivariano Hugo Chávez Frías.

 

Este fenómeno de primitivización de la vida pública venezolana coincide –pero seguramente no es coincidencia– con una masiva salida del país de población cualificada.

 

El culto de ultratumba a la personalidad del líder, el difunto Hugo Chávez, ya lo vimos, lleva camino de convertirse en una suerte de religión de Estado.

 

Hay sociólogos que alertan sobre una primitivización de la sociedad venezolana por la emigración de población cualificada.

 

 

 

Tomado de @LAGACETA

 

Artículos relacionados

Top