La Vinotinto estará en el Mundial de 2018

Alexander González.

Alexander González.

“Nuestra selección se ha ganado el respeto de todo el mundo” “Me gusta ver al FC Barcelona y estudiar los movimientos de Dani Alves”

 

Andrés Armero / Aarau, Suiza

 

Omnipresente en cada entrenamiento y en cada partido que disputa, el tres por uno del fútbol venezolano se revela como el jugador total de la Vinotinto. Alexander González (Maracay, 1992), cedido por el BSC Young Boys al FC Aarau, no está en el mejor lugar para sacar su arte, pero sabe que el aprendizaje de hoy forja el éxito de mañana.

Muchos piensan que llegará a la élite del fútbol por ser un lateral con una proyección extraordinaria. Una comida basta para darse cuenta de que será su cabeza, de extraordinaria normalidad, la que le guiará a las alturas del balompié mundial.

¿Estamos ante el futuro Dani Alves de Venezuela?
Yo tengo que afinar muchas cosas todavía, él es un toro. Digamos que poseo ciertas características parecidas a las suyas. Cuando veo al FC Barcelona estudio los movimientos de Alves, me encanta su forma de jugar. Además, los dos venimos de Sudamérica donde se practica mucho el fútbol sala. Yo inicié mis pasos en este deporte.

¿Con qué carta se queda el comodín de Venezuela?
Es verdad que no sólo he jugado de lateral derecho, sino de volante por la derecha, de lateral izquierdo, de ’10’… ¡Al principio era delantero! Trato de fijarme en todos los compañeros en los entrenamientos para hacerlo bien en varias posiciones por si el día de mañana me toca jugar ahí. Pero bueno, me considero más lateral derecho.

¿Es difícil para un lateral tan ofensivo jugar en una competición como la Súper League suiza?
Uno trata de aprender todos los días un poco y mejorar los conceptos defensivos, como fijar mejor las marcas.

¿En qué países le gustaría jugar en un futuro?
Me gusta mucho el fútbol inglés, con un juego rápido al que creo que me adaptaría bien. Y, bueno, es normal que un joven de mi edad sueñe con un club grande como el FC Barcelona, un equipo que trata muy bien la pelota y que posee una movilidad increíble.

El escaparate de un Mundial le habría venido de maravilla, pero no pudo ser. ¿Cuándo veremos a la Vinotinto en un Campeonato del Mundo?
En Brasil no estaremos, pero sí en el siguiente Mundial de Rusia. Tenemos un patrón de trabajo y un cuerpo técnico excepcionales. Al final, por pequeños detalles y cuestiones de concentración en las eliminatorias, no lo conseguimos esta vez, pero lo lograremos la próxima.

Estuvo con Josef Martínez en Caracas, también en Berna. ¿Cuál será el siguiente paso de la pareja?
Aspiramos a un club grande. Josef ya ha demostrado que está para jugar en una competición grande y yo espero hacerlo. Ojalá dios nos siga protegiendo de las lesiones. Nuestras mentes tienen claro dónde queremos llegar y ojalá volvamos a coincidir en el futuro.

¿La suya lo tenía claro desde niño?
Comencé a jugar a fútbol por afición. No pensaba llegar a profesional, pero, por circunstancias de la vida, he llegado. Mis padres me inculcaron los estudios y una buena educación. Quería, quiero todavía, ser psicólogo. Lo lindo del fútbol es conocer otras culturas e idiomas, hay que aprovecharlo.

Usted ya ha sido testigo de la volatilidad del fútbol: hoy héroe, mañana villano. ¿Cómo lo lleva?
Estar bien de la cabeza es la clave. Hoy eres el mejor, mañana el peor. Todo cambia de la noche a la mañana. Hay que estar bien contigo, con la familia y con dios para saber llevarlo.

¿Por qué son personas tan sencillas los futbolistas venezolanos?
Hemos trabajado mucho para que el fútbol sea sonado en nuestro país. La Vinotinto ha despertado un ‘boom’ increíble no sólo en Venezuela, sino a nivel mundial. Nos hemos enfrentado de tú a tú a muchas selecciones grandes. Creo que la normalidad viene porque venimos de hacer tanto trabajo de hormiga que no nos creemos ni más ni menos que nadie. Todos deberían tener un respeto por nosotros, como nosotros lo tenemos por los demás. Ahora muchos equipos ya no nos ven como antes.

Dígame quiénes serán los futbolistas del futuro en la Vinotinto.
El conjunto será lo importante. Somos chicos jóvenes que venimos haciendo las cosas bien. Queremos revertir las situaciones que se den en un partido, en nuestras vidas personales y en las vidas de muchas personas para demostrar que las cosas sí se pueden lograr con trabajo.

Usted podría poner muchas disculpas aquí, pero no lo hace: el frío, el fútbol defensivo, el rotar mucho de posición…
Como digo a mi papá… ¡Bienvenido a la vida! Hay que adaptarse a todo tipo de circunstancias para cumplir tus sueños y poder jugar un Mundial y llegar a la élite del fútbol.

En twitter
@andresgarmero

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top