Catástrofe anunciada

 

Juan Antonio Müller
Juaamilq249@cantv.net

 

Maduro va por el mismo camino de los totalitarismos comunistas: al desastre social y económico

 

El Gobierno ha decidido profundizar la revolución y la confrontación. La ofensiva revolucionaria iniciada hace días mediante anuncios de más controles y de estatismo asfixiante resultará para desgracia del país y su gente una catástrofe anunciada.

Haciendo memoria vienen a nuestra mente: el abandono de “la nueva política económica” por Stalin en la URSS que destruyó la pujante producción agrícola; el proceso de industrialización forzada por Mao en China con su secuela de hambruna y muertes y la ofensiva revolucionaria de 1968 en la Cuba castrista que borró todo vestigio de propiedad e iniciativa privada en la isla.

Maduro dejándose llevar por la ideología marxista va por el mismo camino de los totalitarismos comunistas señalados: al desastre social y económico. Y no puede ser de otro modo cuando se atropella al sector empresarial y al laboral por igual.

Los saqueos en comercios de la capital auspiciados por los radicales del Gobierno, con el apoyo de uniformados cumpliendo órdenes emanadas desde el palacio presidencial, no auguran nada bueno. Como tampoco se apaciguarán los justos reclamos laborales en las empresas estatales, cuyas directivas se niegan a discutir los contratos colectivos con cinco años vencidos.

Más temprano que tarde todas esas agresiones y persecuciones pasarán factura al pueblo, en particular a los más necesitados. Éstas se harán sentir en las funestas consecuencias que traerán consigo: mayor escasez de bienes y servicios junto a unos altísimos costos de la vida.

Esas son las reglas del mercado que ningún Estado por poderoso que sea puede modificar. Con el tiempo habrá menos electrodomésticos y televisores, como ha ocurrido con alimentos básicos y medicinas para enfermedades crónicas. La catástrofe anunciada nos acecha.

 

 

 

 

Artículos relacionados

Top