Corrupción

 

Michael Rowan
michaelrowan22@gmail.com

 

¿Quién en Venezuela es el que ejerce más poder de monopolio, discreción y secretismo?

 

Hace veinte años, líderes latinoamericanos se congregaron en la Universidad de Harvard para discernir cómo se produce la corrupción sistémica. No fue tanto un ejercicio de moralidad como de criminología. El por qué alguien comete un delito tiene que ver con la moral. La manera en que un sistema propicia el delito es materia de criminología. Esta distinción es importante. Cuando estallan los escándalos de corrupción, los moralistas apuntan a una falla en el carácter del individuo, pero cuando la corrupción se torna endémica, el criminólogo ubica la falla en el sistema. Los casos de corrupción abundan en Venezuela. ¿Tiene que ver con la moralidad o hay algo malo con el sistema?

corrupciònEl grupo de Harvard, conformado por alcaldes, ministros y burócratas, detectó que la corrupción cobra aliento cuando el poder es centralizado, la discreción absoluta y el secretismo bastante probable. Dicho de otro modo, el dinero está allí para que lo tomen, las vías están a la mano y la probabilidad de que el hecho se descubra es bastante remota. Otro motivo para dar el paso es que si se revela la corrupción, allí está el poder para aplastar la investigación, el enjuiciamiento o la penalización del delito. Esto produjo la infame ecuación de monopolio + discreción – rendición de cuentas = corrupción, delineada en el libro “Ciudades corruptas”. Sus autores fueron el Dr. Robert Klitgaard, de las universidades de Harvard y Rand; Ronald MacLean, exalcalde de La Paz, y Lindsey Parris, experto en los procesos de adquisición en el gobierno de Estados Unidos.

Los venezolanos, quienes están preocupados porque no hay productos básicos, ni empleo, ni seguridad, ni aire limpio, ni divisas, ni bolívar fuerte, ni gobierno, ni presidente, ni visión, ni esperanza, ni nadie que asuma la responsabilidad por todos esos “ni”, y leen acerca de los miles de millones de dólares que se extravían aquí y allá, los cargamentos de cocaína provenientes de Venezuela hallados en París y Kenia y, las empresas de maletín que compran los pocos dólares que el Gobierno reparte, pudieran pensar: “de repente hay algo corrupto en el sistema”. Responda: ¿quién en Venezuela es el que ejerce más poder de monopolio, discreción y secretismo? Ese, compañeros, bien pudiera ser el más corrupto del país.

 

 

Traducción: Conchita Delgado

 

 

Artículos relacionados

Top