CUANDO NICOLÁS SALIÓ DE CUBA

Thays Peñalver

Thays Peñalver

Thays Peñalver
Tpenalver@me.com
@thayspenalver

 

Dos cosas importantes ocurrieron la semana pasada. El comienzo planificado del fin del comunismo chino, con las mayores reformas desde Deng Xiaoping (Xinhua) y el comienzo en pleno despelote del fin de la Revolución Bolivariana. Nicolás huye hacia delante en busca de “su Cuba”, en la que fue feliz y en la que le pareció que la gente comía mejor que en muchos barrios de Caracas (1987). Nicolás quedó maravillado con los atletas cubanos que en las olimpiadas demostraban que superaban a toda Latinoamérica junta. De allí el que “nadie se equivoque con él”, porque “habilitado”, con sus “Comunas” y “Comités” de defensa de la revolución perseguirá su sueño, que se le devolverá cual boomerang en forma de pesadilla.

 

Será pronto, porque Nicolás nunca supo que cuando salió de La Habana, a 9.669 kilómetros de allí, en una cabaña a las afueras de Moscú, Reagan y Gorbachov discutían sobre el futuro de Cuba (Reagan dixit). Negociaban las condiciones a un conjunto de préstamos, y entre éstas, el apoyo a la isla (Gorbachov dixit). El líder ruso ordenó a sus asesores que le dieran sus opiniones y éstos contestaron: “(Castro) Va a seguir hasta el final”, “con su visión anacrónica”, “es biológicamente incapaz de cambiar”, “darles más dinero es inútil y ha corrompido a Cuba”, además “ya no nos sirven para nada” (Chernaiev, 2000. Págs. 147-48).

 

Fidel Castro

Fidel Castro

Y así llegó el líder ruso a la isla, hace casi 30 años, a pocos meses de que Nicolás se marchara, a decirles a los cubanos que “lo regalado se acabó”, aconsejándoles urgentes reformas económicas. Fidel como ya habían vaticinado, le contestó de forma arrogante y suicida: “Nosotros no cometimos los errores de los soviéticos” (Mullin 94). Gorbachov no podía dar crédito a sus oídos, los cubanos vivían de los soviéticos y espetaban aquellas burradas. En el avión de regreso a casa, Gorbachov y sus asesores meditaban: “El factor Cuba se ha ido a la porra”, “El Barbudo ha destruido a la Revolución y ahora va a destruir a su Nación” (Chernaiev).

 

Y así, por una parte salió Nicolás de la “Isla de la Fantasía” y por la otra el dinero ruso junto con miles de asesores, técnicos, médicos y entrenadores deportivos, y Cuba quedó destruida por completo. De 80 mil toneladas de azúcar, terminaron apenas en 15 mil con la ayuda de Brasil; el ron lo terminaron produciendo los franceses y el tabaco quedó reducido en un 52%. Los tres símbolos del campo cubano se hicieron añicos, junto con la leche en un 47% y el pollo en un 63% (FAO). Fidel, el anacrónico, terminaría explicando que al marcharse los rusos: “las proteínas y calorías, se redujeron aproximadamente un 40 por ciento” (17/06/07) mientras sus expertos admitieron que era un 50% y la pobre isla entendió que hasta las calorías y todas “sus estadísticas”, eran en realidad soviéticas.

 

Nicolás había vivido en una “Isla artificial”. Una brillante producción más del “Mosfilm” (el Hollywood soviético), que gastaba ingentes sumas de dinero en producir espejismos. Cuba tenía el 5ta. Sistema de Educación mejor del mundo, mucho mejor que la alemana y la japonesa, solo porque quien la evaluaba era Fidel en persona y la certificaba un “experto imparcial” de la Unesco que en realidad era viceministro de Educación de Ortega en Nicaragua y vivía en Cuba. La escuela “Cubana” de boxeo era tan tropical como el vodka, dirigida por los Ogurenkov, o los Chervonenko. Y al salir éstos, como los técnicos del campo, las ciencias y las artes, se desplomó todo, hasta las medallas.

 

Ronald Reagan - Mijail Gorbachov

Ronald Reagan – Mijail Gorbachov

“¿Por qué ningún economista se dio cuenta de esto?” Terminó lamentándose Castro en sus memorias. “¿Por qué no descubrimos que sostener esa producción era ruinoso?”, sin entender que le había pasado lo mismo que describió Kruschev en la URSS: “Nuestra nación engendró muchos aduladores y especialistas en falsos optimismos y en el engaño”. Sus economistas, como el resto de los “técnicos” cubanos, sencillamente de tanto hacer propaganda, se la habían creído.

 

“¡Cuántas formas de robo hay en este país!”, terminó confesando Fidel al darse cuenta de que todo en la “Isla de la Fantasía” era una mentira tras otra y que lo que le había dicho a Gorbachov, había sido sencillamente un autoengaño. Cuba se había contagiado de todos los males de la URSS y ahora “Roban en las tiendas de divisas” (Fidel Dixit), “en los hoteles de 5 estrellas”, “incluso en las fábricas importantes”, “las medicinas”, “en La Habana aprendieron a robar como locos”, “se robaba hasta el 50% de lo que se producía” y todo eso terminaba, como en China, en los “mercados clandestinos”. Y se enteró que el “robo de materiales y de recursos no es de hoy”, ni del “período especial”.

 

Mientras el Mercado Negro, mucho más liberal y salvaje que el abierto y controlado, se tragó a la revolución cubana, el Partido Comunista Ruso murió y al Chino posiblemente le quedan 2.190 días, Nicolás sin tener la menor idea de qué lo que acabará con él, vuela a su mundillo, idílico y mental para implementar todos “los males del socialismo”.

 

 

 

Artículos relacionados

2 Comentarios

  1. miguel vargas said:

    Eso refleja la verdad historica de Cuba. Desafortunadamente hay mucha gente en Veneauela qu eno lo ve venir….. ya esta aqui,,, ya llego….

  2. Jose M. said:

    Excelente artículo, pobre Venezuela que ha sido robada y traicionada por mas de 14 años por una cuerda de ignorantes y ladrones. Ojala se haga justicia y estos boliburgueses reciban todo el peso de la ley y Venezuela se encamine hacia el progreso y paz de todos sus ciudadanos.

Los Comentarios han sido cerrados.

Top