LA USURA GENÉRICA

Fernando Fernández

Fernando Fernández

Fernando M. Fernández
fernando.fernandez@bakermckenzie.com

 

La usura genérica viola la jurisprudencia vinculante de la Sala Constitucional del TSJ

 

El delito de usura genérica es abierto, o sea, de interpretación libre. Ello se traduce en discrecionalidad e inseguridad jurídica, justamente lo que el Derecho Penal debe evitar. Todo delito debe regirse por el principio de estricta legalidad penal, para evitar que haya interpretaciones prejuiciadas.

 

La usura genérica viola la jurisprudencia vinculante de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que ha reiterado que la garantía constitucional sobre la legalidad penal debe ser cumplida en todas las leyes. Debe evitarse que el juzgador legisle. También la analogía y el delito en blanco.

 

El art. 144 de la Ley para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (LDPABIS) dice que incurrirá en el delito de usura “quien por medio de un acuerdo o convenio, cualquiera que sea la forma utilizada para hacer constar la operación, ocultarla o disminuirla, obtenga para sí o para un tercero, directa o indirectamente, una prestación que implique una ventaja notoriamente desproporcionada a la contraprestación que por su parte realiza… “. O sea, carece de tarifa o porcentaje que permita saber la conducta prohibida. El mismo artículo tipifica la usura bancaria por violación de las tasas, comisiones y recargos fijados por el Banco Central de Venezuela, una norma en blanco, pero inequívoca.

 

Los delitos abiertos son tan negativos como lo fueron los delitos por analogía del Código Penal Soviético que permitían que cualquier conducta no tipificada parecida a un delito vigente, debía ser reprimida como si fuese delito: millones de víctimas sufrieron los efectos. También guarda relación con la norma penal en blanco, que remite a normas sublegales para completarse: prohibidas por el TSJ.

 

 

 

 
Top