A VOTAR QUE ESTO SE VA A ACABAR

Thays Peñalver

Thays Peñalver

Thays Peñalver
tpenalver@me.com
@thayspenalver

 

Dejémonos de cuentos. El 14A ganamos en Anzoátegui, Bolívar, Lara, Mérida, Miranda, Nueva Esparta y les dimos una paliza en Táchira y en Zulia. Técnicamente empatamos en Carabobo y le ladramos en la cueva al lobo (Barinas por 18 mil votos). Arrasamos en las universidades casi con el 90% y en muchos barrios en los que no teníamos vida como en Petare, hoy les damos una paliza (53%). De no tener a casi nadie en los barrios, hoy contamos con el 42% de sus votantes y 600 mil chavistas votaron con nosotros. ¿Qué no ha pasado nada? De ser 2,6 millones a 7,5 millones, el gobierno está declarado en emergencia y arrasando todo a su paso. Con el 14A. ¡Pasó de todo!

 

348-votar cne eleccionesAsí que desenredemos el nudo de las trampas. Impugnar las elecciones por fraude e intimidación y llamar a votar, no es un contrasentido. Es internacionalmente reconocido como la mejor estrategia política ante unas elecciones abusivas. Lo han hecho en México, Estados Unidos, Canadá o Inglaterra sin que esto signifique dejar de llamar al voto. Nuestro problema no es que hicimos la impugnación, sino que nunca debimos salir cantando y aplaudiendo a reconocerle en el pasado a Chávez sus victorias abusivas. Así que por primera vez, hicimos lo correcto.

 

Ahora entendamos nuestra realidad para no confundirla con la ficción. Más allá de la campaña abusiva, en la impugnación de la MUD se pide: “la nulidad de las votaciones de 5.729 mesas”, es decir de un 14% de las mesas y de un 12% de los electores, porque estas “mesas están viciadas de nulidad” y al impugnarlas “suman 2.320.490 sufragios”. Con esta “nulidad de (esas) votaciones, modificaría el resultado de la elección, dejando a Henrique con 6.438.108 votos, mientras que Maduro quedaría con 6.150.627”.

 

Esa es nuestra realidad. O Maduro nos ganó por 223.590 votos o nosotros le ganamos por 287.481 votos. O Maduro nos ganó con el 1,18% de los votantes, o nosotros con el 1,52% de los mismos. Así que no “nos robaron millones de votos”, se trata de una pelea muy cerrada que se corresponde con todas las encuestadoras serias. Por eso ganamos o perdimos por tan poco y por eso arrasamos o empatamos en 9 estados que representan el 80% del PIB.

 

El asunto es muy sencillo. Nuestros estados fuertes (capitales) en los que les dimos palo, equilibraron sus estados fuertes (altamente dependientes del estado) donde nos ganaron. Y perdimos (o ganamos) por una media de apenas 27 mil votos en los restantes y algunos incluso por 4 mil votos.

 

Ahora ¿sabes a que conclusión llegué luego de leer los 133 supuestos de impugnación? Que perdimos por culpa de ese 16% que en todas las encuestas te sueltan de antemano y premeditadamente ese: “definitivamente no voy a votar” y que no son menos de 1.209.622 de nuestro lado. Se infiere que unos (estadísticamente pocos) colocaron su huella, en lugar de esos que no fueron y me quedó claro que si hubieran ido a votar, no habrían podido usurpar su voto, ni ocupar sus espacios de “unos y ceros” en la maquina.

 

Perdimos porque muchos de estos 1.209.622 dicen: “si voy a votar legitimo a la dictadura”. Si conoces a alguien que piense así, pídele que busque la encuesta más recalcitrantemente opositora que encuentre, las que dicen que Capriles era un crack y le daba una paliza a Maduro. Luego pídele que vea lo que su opositora y recalcitrante encuesta decía cuántos apoyaban a Maduro. Verá que la que más le gustó, contumazmente opositora, le daban un apoyo de mínimo 6,5 millones de votos.

Ese ejercicio es importante, para que le demuestres que quien legitima a Maduro o la “dictadura” no es él con su voto, sino precisamente esos 7 millones (promedio de encuestadoras serias) que van a votar por él. Y si esa gente vota por Maduro, aunque no votemos ninguno de nosotros, le dan electoralmente un poder mayor que el que tiene Obama, quien hoy que solo cuenta con el 31% de los votantes inscritos, o Mariano Rajoy en España (30%) o Ángela Merkel en Alemania (27%).

 

Con eso le demuestras que paradójicamente termina siendo él quien legitima más a Maduro no yendo a votar. Porque Maduro es legitimado por los suyos, pero ante el planeta entero, es su abstención la que permite que los chavistas sean, sin serlo, la mayoría de los venezolanos, ganando abrumadoramente. Así que pensando que con no ir a votar, legitiman a Maduro, hacen exactamente todo lo contrario.

 

Lo que por primera vez en la historia opositora deslegitimó a la revolución ante el mundo entero, no fueron las guarimbas, ni los paros, ni las piedras, sino precisamente ese 50-49 del 14A y la impugnación por abusadores, que los tiene espantados y mundialmente contra las cuerdas, porque la revolución electoralmente, ya no representa “al pueblo”.

 

La trampa salió justo cuando el 81% fue a votar y lo que resta es seguir convenciendo. Si votas vendrán cosas buenas, si no lo haces, volveremos al 60/40 y la rana, no volverá al “fuego lento” sino al microondas. Así que si votas, esto se va a acabar. Pero es muy posible que si no votas también, pero no te gustará cómo.

 

 

 

 
Etiquetas , ,

Artículos relacionados

Top