Enzo Francescoli, el ‘Príncipe’ Millonario

348 Enzo-Francescoli2Jugó dos Mundiales y ganó tres Copas de América con Uruguay. Pasó por Francia, Italia y Argentina, donde triunfó como jugador de River

Jaime Rincón

 

Un 24 de abril pero de 1983, un chico flaquito y de aspecto desgarbado centraba la atención en el Monumental de River. Apenas había superado los 20 años y muchos hinchas centraban ya sus esperanzas en el joven Enzo. Pocos pensaron entonces que estaban ante el debut de uno de los mejores jugadores que ha vestido la camiseta de River.

Enzo ‘El Príncipe’ Francescoli llegó procedente del Montevideo Wanderers en una época un tanto convulsa para el club. Arrollado en la Copa Libertadores por Peñarol y Flamengo y descartado demasiado pronto del torneo doméstico, River deambulaba con enorme nostalgia ante la reciente salida de jugadores como Kempes o Pasarella. La solución fue fichar a un joven talento que, años atrás, en el propio club habían descartado en unas pruebas por su débil físico.

River ganó aquel partido por la mínima. Fue un encuentro que no pasó a la historia, de esos que a los diez días se acumulan en el cajón del olvido. Pero en la retina quedaron los primeros regates, pases milimétricos y cambios de dirección cargados de elegancia y plasticidad del joven Enzo. Ese año River quedó penúltimo en la clasificación y la temporada del ‘Príncipe’ no levantó grandes pasiones. Era el inicio, en cambio, de un jugador que marcaría la historia de River y del fútbol americano.

Su talento era tan evidente que uno de sus técnicos en el club argentino, Héctor Veira, llegó a sentenciar en una ocasión: “Si Francescoli no triunfa en River, yo le prometo que no dirijo mas. Me retiro del futbol, lo juro”. Por aquel entonces, Francescoli ya había conquistado una Copa América con Uruguay marcando uno de los tantos que decidió la final ante Brasil. Con la ‘Celeste’ siempre se esperó que ofreciese más, no acabó de ser ese líder que Uruguay deseaba y que era necesario para recuperar hazañas pasadas en un Mundial y sus participaciones en México 86 e Italia 90 decepcionaron en cierto modo a sus seguidores. Pese a este pensamiento generalizado, el ‘Príncipe’ levantaría otras dos Copa América más con su selección. “Cuando llegaba un momento del partido en el que no nos daban más las piernas, se la tirábamos a él y descansábamos. El hacía el resto: aguantaba la pelota el tiempo necesario y nosotros no podíamos recuperar tranquilos”.

348 Enzo-Francescoli trofeo“Se entrena la defensa, la posesión y la definición. El que desequilibra lo sabe porque nació así”. Francescoli asumía la necesidad de cierto rigor táctico para que un equipo funcione, pero siempre creyó en la improvisación del futbolista, en manifestar el talento personal para buscar esa marca que te distingue del resto. Así que decidió hacer las maletas y probar fortuna en Francia. Fichó por el Racing de París, donde permaneció tres años, para terminar dominando el campeonato galo con el Olympique de Marsella. En esa breve estancia, su calidad dejó obnubilado a un joven talento de 18 años que, por aquel entonces, comenzaba a foguearse en el Cannes. Francescoli se convirtió en el modelo de Zinedine Zidane. “Cuando era pequeño yo solamente quería jugar como él. No me refiero a parecerme a él. Me refiero a jugar, jugar…”. Años más tarde, Zidane alcanzaría la excelencia futbolística con un estilo claramente influenciado por la figura uruguaya.

De Francia pasó a Italia, donde no terminó de triunfar. Cagliari y Torino contemplaron su magia hasta que el ‘Príncipe’ decidió volver a casa. Francescoli regresaba a River. “Para mí, jugar bien es lo mismo que tenía que hacer cuando empecé a jugar en la calle. Luego incorporas cosas. Puedes aprender a colocarte, a perfilarte para golpear la pelota… Pero el pase, la gambeta, o el control, no son cosas que yo aprendí en un club”. Y fue en ese club, en su amado River Plate, donde Francescoli destapó el tarro de las esencias. En su segunda etapa en el equipo Millonario, dominó el torneo argentino con cuatro títulos en tres años y levantó la deseada Copa Libertadores en un equipo donde empezaban a despuntar el ‘Burrito’ Ortega o Hernán Crespo, entre otros.

En el Monumental, Enzo ‘El Príncipe’ Francescoli decidió poner punto y final a su carrera. “Hay un momento, un segundo, donde se genera la posibilidad del gol. Es ese desborde, ese pase, ese regate, ese amague que posibilita el gol. Lo más importante del futbol no es el gol sino esa acción previa al gol”. Ese mágico momento previo a un gol se fue con su retirada. Se perdió al genio del último pase y el aficionado de River aún visualiza ese momento único en el que Enzo detenía el tiempo para bajar cualquier envío con el pecho y soltar el pase decisivo de gol. Esa acción del juego que, para el propio Francescoli, es el momento más importante de un partido de fútbol.

Sígueme en twitter:
@Jaime_Rincon

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top