Urge otra estrategia opositora

Luis José Semprum
@LuisSemprumH

 

La MUD plantea lo ocurrido el 8-D como una victoria, porque la oposición triunfó en las alcaldías más importantes y obtuvo casi la mitad de la votación total. En realidad, lo único que logró la oposición fue mantener los pocos espacios que ya tenía, pero a un costo muy alto, porque Maduro y el CNE han quedado plenamente legitimados.

Capriles y la MUD ya no tendrán autoridad moral para decir que Maduro se robó las elecciones del 14-A, lo cual implica esperar hasta el 2018 para un cambio de gobierno; tiempo suficiente para que los cubanos terminen de apoderarse de Venezuela.

 

oposicion

 

La principal falla del liderazgo opositor es su blandenguería, que a su vez proviene de una falsa premisa, según la cual “lo peor que puede pasar en Venezuela es un golpe de Estado”, Capriles dixit (http://youtu.be/t9_U6kC6Q7M).

Por temor a provocar un golpe de Estado, Capriles canceló la marcha del 17-A, destinada a defender su propio triunfo electoral. Por miedo al golpe, la MUD no quiere hablar de fraude, y dice que “hay que pasar la página”. Espantados por una posible crisis militar, Capriles y la MUD no quieren denunciar la doble nacionalidad de Maduro. Y así sucesivamente. En resumen, prefieren mil veces la presidencia ilegítima de Maduro –y junto con ella, la continuidad del dominio cubano– a que se produzca una asonada castrense que expulse definitivamente el castro-comunismo y restablezca el orden constitucional.

Se trata de una contradicción colosal, producto de alguna tara ideológica o de algún oscuro acuerdo con el gobierno, porque esos mismos líderes opositores que repudian una crisis militar, celebran con bombos y platillos los acontecimientos del 23 de enero de 1958, cuando se produjo justamente un alzamiento cívico-militar contra un régimen dictatorial.

Como bien planteó Carlos Blanco en su columna del domingo pasado, y como lo piensa la inmensa mayoría de los venezolanos, “Un movimiento cívico-militar para rescatar la libertad y la democracia se hace necesario, en la medida en que se plantee el rescate del valor de la civilidad, de la ciudadanía y se proponga la reinstitucionalización de la Fuerza Armada” (http://goo.gl/IscnNI).

De ahora en adelante, las premisas opositoras deben ser éstas: Nuestro principal objetivo es liberar a Venezuela del dominio cubano, recurriendo a todos los mecanismos contemplados en la Constitución. No descansaremos hasta derrotar la invasión castro-comunista que oprime a nuestra patria. Renunciamos a cualquier ambición personal hasta no lograr el objetivo colectivo de reconquistar nuestra independencia, recuperar la democracia y restablecer las libertades.

Los actuales líderes opositores deben reconocer que su estrategia –basada única y exclusivamente en la lucha electoral– ha fracasado. Deben subordinar su propio interés al bienestar de la nación, y permitir que otros conduzcan la nave a buen puerto.

 

 

 

 
Luis José SemprúmLuis José Semprúm
Etiquetas , ,

Artículos relacionados

Un Comentario;

  1. Pancho Angarita said:

    En total acuerdo con Ud, y explico: Para mi la MUD NO ESTA “RESTEADA” con la Venezuela que todos anhelamos. Espero Ud. sepa lo que es “restearse” con algo.
    Por tanto, la MUD debe cambiar de lideres (no estan resteados), preservando la unidad. Demas esta decirle que no debemos esperar esa actitud de los Copeyanos. Basta recordar que en epoca de Perez Jimenez los que se “restearon” con la democracia fueron los Adecos y en ello soportaron torturas, carceles y exilio. Los copeyanos bien, en sus casas.

Los Comentarios han sido cerrados.

Top