El crimen de Mónica Spears hizo recordar los 24.763 asesinatos ocurridos en 2013

La otra Venezuela

Año nuevo, motor nuevo para mí Ford Fairlane del año 79. Recorrí muchos kilómetros en las vacaciones de fin de año recordando que hace 34 años hice mi primer viaje en este mismo carro rumbo a Mochima y después a Carúpano, por carreteras mejor mantenidas que ahora. En esa oportunidad, Brunilda – mi mujer-, había viajado a Miami con mi hijo mayor Primitivo Buenaventura. Una amiga de la época llamada Sinforosa Yamilet Mendoza tenía necesidad de visitar a su familia y yo, gustoso, me ofrecí a llevarla. Desde que abordó mi poderosa nave quedó seducida por la figura estilizada que lucía en ese momento. Evoco que en ese entonces alardeaba de ejecutar diariamente los ejercicios de “tensión dinámica” que promocionaba desde Estados Unidos el célebre Charles Atlas. Recuerdo que era la envidia de los jóvenes de La Pastora y hasta el mismo Serapio Rea llegó a llamarme el “Charles Atlas valenciano”. Sinforosa Yamilet se regodeaba melosa en el asiento del copiloto, mientras yo planteaba un meticuloso y agradable ataque que culminaría en las playas de Carúpano, donde terminamos abrazados a la luz de la luna. Pero…no crean ustedes, amables lectores, que me voy a extender en esta narración. Hay muchos “bocones” por allí que esperan el menor descuido de mi parte para meterle el chisme a Brunilda. Lo que quería recordar es que esa vez, a la salida de Cumaná, uno de los cauchos sufrió un pinchazo, y sobró gente generosa y solidaria que me brindó ayuda. Hasta una limonada con hielo me ofreció una mujer que vivía a orilla de la carretera. Un hombre llamado Eufrasio Eutimio– todavía lo recuerdo-, retiró el neumático y él mismo lo llevó hasta una cauchera para repararlo. ¿Qué nos pasó a los venezolanos? ¿Dónde quedó esa amabilidad y esas ganas de prestar ayuda al necesitado? Esos valores, esos principios inculcados desde el hogar, se perdieron en la hojarasca de esta revolución fallida.

¿Signo de fuerza o de debilidad? - El general Miguel Rodríguez Torres ha sabido surfear las olas de la revolución. Es el hombre fuerte del Gobierno y se mantiene como ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, pero manda en el Sebin y en la DIM. Y en cuanto a Maduro, ¿será signo de fuerza o de debilidad?

¿Signo de fuerza o de debilidad? – El general Miguel Rodríguez Torres ha sabido surfear las olas de la revolución. Es el hombre fuerte del Gobierno y se mantiene como ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, pero manda en el Sebin y en la DIM. Y en cuanto a Maduro, ¿será signo de fuerza o de debilidad?

La peor lacra de la locura bolivariana

Ahora regreso a Valencia pero temeroso de un pinchazo y rogando a Dios llegar a salvo. Y observo con desdén los operativos espasmódicos de seguridad. El Gobierno sabía de la existencia de “los sanguinarios de El Cambur” como sabe de la existencia de “los sanguinarios” en las inmediaciones de San Joaquín, Mariara y el viaducto de La Cabrera. También a la entrada de Valencia, por la ARC, lanzan piedras desde La Adobera, la California y Brisas del Este. También en Mañonguito, detrás del Hotel Stauffer, donde eliminaron el modulo policial.

Recuerdo que al llegar al gobierno en 1990, Salas Römer, enardecido por la muerte un año antes del Víctor Oswaldo Hartmann, un médico valenciano muy querido, muerto por una piedra que rompió el vidrio del vehículo en que viajaba, hizo una barrida general en las zonas de Mariara, aledañas a la Autopista, y se acabaron los asaltos en Carabobo. Ahora se han extendido. Y las autoridades conocen bien las historias de los que asaltan, secuestran y asesinan en la carretera de Oriente y en la carretera de Los Llanos. Tampoco desconocen que en la vía que conduce al nuevo puente sobre el Orinoco secuestran, asaltan, matan y desaparecen personas. Un abogado de apellido Salazar, nativo de El Tigre, desapareció en esa ruta hace dos meses. En la carretera de la Costa un familiar tuvo problemas con su carro y se bajó a pedir ayuda. Un tipo habló con él y le dijo que ya lo iba a ayudar, tomó el celular e hizo una llamada. Poco después llegó un niño con un maletincito y se lo entregó, extrajo un revólver y lo asaltó junto a su esposa. A los camioneros los obligan a detenerse para robarle la carga y los abandonan amarrados en la sábana. Gracias a Dios que la sociedad, luego del asesinato de Mónica, ha despertado y futuras víctimas de la violencia, tendrán muchísimos dolientes. Fueron 24.763 venezolanos los que vieron sus vidas truncadas el año pasado por la vorágine de la violencia que se ha desatado en el país. Nada importa y a orillas de las carreteras se han establecido pirañas humanas que en vez de ayudar a un conductor accidentado primero lo roban, desvalijan sus autos o los matan a sangre fría, como ocurrió con Mónica y su esposo Henry Berry. ¿Qué nos pasó? ¿A dónde fue a parar nuestra solidaridad humana? Vivimos tiempos de terror. Es la peor lacra de la locura bolivariana. Gracias, Mónica, ofrendaste tu vida, pero nos despertaste. No podemos acostumbrarnos a convivir con el crimen o con la escasez o las colas o los apagones o la corrupción y el derrumbe de los hospitales.

Crecen problemas en la MUD

La MUD nacional pasa por un mal momento. Hay un gran malestar interno en los partidos AD, COPEI y UNT por la línea que prevalece en la Mesa de la Unidad. Hay cansancio, se alega, por el sectarismo de Julio Borges, la soberbia de Henrique Capriles y el comportamiento de PJ. En Carabobo la situación llegó a un extremo, cuando una plancha paralela auspiciada por el Coordinador de la MESA, le restó concejales clave sobre todo en Valencia y Bejuma, al punto de que Ramón Guillermo Aveledo pidió la sustitución de Scarano, señalando que no pueden dirigir las MUD regionales ni gobernadores ni alcaldes y aspirantes a algún cargo de representación popular. “Si Scarano cree que el camino para su posible candidatura a la gobernación está libre de baches, es bien iluso. En la Unidad  muchísimos le adversan por considerar que no honra sus compromisos”, me dijo un dirigente hace unos días mientras tomábamos un café. La política no es estática, es de movimientos y en la región comienzan a abrirse espacios. Alejandro Feo La Cruz mueve sus piezas y busca apoyos pese a que la carrera parece larga. A lo mejor piensa que “el que madruga coge agua clara”. Miguel Cocchiola se fue a hablar con el gobernador Francisco Ameliach y dijo claramente que no necesita intermediarios. El golpe fue directo a Enzo, dijo Clímaco Sarmiento, quien añadió que Cocchiola quiere marcar su territorio aunque salió por la puerta trasera del Capitolio para no atender a los periodistas. Es posible que Ameliach impuso condiciones antes de la reunión para continuar su cerco mediático.

Noti Rápidas

LA SOBRINA DE OREL. Por primera vez desde que se inauguró en 1993, un hecho de violencia se produjo en el Parque Fernando Peñalver. Lo que pocos conocen es que la víctima, ya en franca recuperación, era sobrina política de nuestro recordado Orel.

EL PODER DEL HAMPA. En diciembre fueron asesinados tres jefes del Sebin. En la próxima, daremos más detalles.

GUILLOTINA MASISTA. Felipe Mujica impuso su tesis de ir a las elecciones municipales por fuera de la MUD. Y no le fue tan mal al MAS ya que obtuvo tres alcaldías y varias concejalías.

COLUMNISTAS ALEBRESTADOS Varios columnistas andan molestos con el nuevo alcalde de Valencia. Presumen que, cuidando sus intereses económicos, no ha dicho ni pio sobre el secuestro de la Plaza de Toros, el Parque Recreacional Sur, o el nombramiento de un comisionado que fragmentaría el municipio para crear la Ciudad Hugo Chávez.

CORRUPTO SUELTO. Los concejales de Maracaibo aprobaron una sanción política y moral contra el exalcalde de la ciudad, Gian Carlo Di Martino.

CORRUPTOS EN CIERNES. Me informa Cipriano Cupertino Bordones que ya algunos funcionarios juramentados por Cocchiola están enseñando las garras.

 

 

Artículos relacionados

Top