¿Esbirros electrónicos?

Sammy Eppel

Sammy Eppel

Sammy Eppel
sammyeppel@gmail.com
@sammyeppel 

Todo venezolano tiene un expediente electrónico al cual acceden muchos organismos

En el año 2006, visité Budapest y recuerdo que lo que más me impresionó fue un masivo edificio de cuatro pisos que en la era comunista fue la sede de la policía secreta húngara, la tenebrosa AVH. En los oscuros y aparentemente interminables pasillos llenos a cada lado y hasta el techo de millones de carpetas con los detalles más íntimos de la vida de cada ciudadano, miles de personas trabajaban diariamente llenando tarjetas con información que luego sería anexada al correspondiente archivo. Y cuando alguna información requería ampliación, la persona era arrestada y llevada a los sótanos para interrogación. Ese era el método de control social de las dictaduras totalitarias.

Hoy en día, con el advenimiento de la electrónica, toda la información puede ser recabada y archivada de manera digital y para evitar los abusos tanto de los gobiernos como del elemento criminal, los Estados modernos han adoptado leyes que protegen la privacidad individual, al punto que la privacidad es considerada un derecho humano, cuya violación acarrea serias consecuencias legales para los perpetradores y son delitos imprescriptibles.

La Venezuela chavista es un Estado policial donde cada detalle de nuestra vida está a la disposición del Gobierno para ser utilizado como garrote político. El régimen tiene acceso en tiempo real a toda transacción, por eso, usted da su número de cédula cuando compra una arepa, viaja, paga el colegio o simplemente va al cine. Sólo se salvan las operaciones en efectivo y es por eso que los jerarcas realizan sus operaciones con maletas de billetes. Hoy en día, todo venezolano tiene un expediente electrónico al cual tiene acceso ilimitado un número cada vez mayor de organismos y personas aquí y en Cuba. ¡Será!

 

 

 
Etiquetas , ,

Artículos relacionados

Top