EL SALVADOR: FMLN Y ARENA EN LUCHA CERRADA POR EL PODER

El Frente encabeza con el excomandante guerrillero Sánchez Cerén
Arena con el ex alcalde Norman Quijano se robustecerá mucho en la segunda vuelta.

 

Juan José Dalton –
San Salvador

 

Norman-Quijano-ARENA

Norman uijano, ex alcalde de San Salvador y candidato de ARENA

Pareciera que en El Salvador el tiempo no corre. El próximo 2 de febrero se celebrarán las quintas elecciones presidenciales de la posguerra, y los principales contrincantes siguen siendo los mismos: la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), ahora como oposición, y el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), en la actualidad como oficialista y tratando de retener el poder conquistado en 2009.

 

La guerra civil salvadoreña (1980-1992; más de 70.000 muertos), tuvo entre sus causas fundamentales la negación de la democracia por parte de las castas militares que se sucedieron en el poder durante casi todo el siglo pasado en alianza con los llamados grupos oligárquicos ligados a la producción y comercialización del café. “Los militares tenían dos formas de llegar al poder: a través de los golpes de Estado o a través del fraude electoral”, apunta el analista político Oscar Fernández.

 

351 Logo de ARENADespués de la guerra civil se han llevado a cabo cuatro elecciones presidenciales. Tres las ganó ARENA al imponerse en 1994 Armando Calderón Sol ante el líder izquierdista Rubén Zamora. Francisco Flores derrotó al excomandante guerrillero Facundo Guardado en 1999 y, en 2004, Elías Antonio Saca triunfó frente el dirigente histórico ya fallecido del FMLN, Shafick Handal.

 

Fue hasta en la contienda de 2009, que el FMLN llevó como candidato al popular periodista de la televisión Mauricio Funes, cuando al fin se produjo la alternancia en el poder gubernamental y la izquierda arribo al gobierno por primera vez en la historia local.

 

El 2 de febrero próximo, como en las cuatro ocasiones anteriores, serán ARENA, con el exalcalde de San Salvador Norman Quijano de candidato, y el FMLN, cuyo cabeza de lista es el excomandante guerrillero Salvador Sánchez Cerén, los que medirán fuerzas. La derecha en un intento de recuperar el poder perdido y la izquierda intentando retener el poder que nunca tuvo y que intentará no sea efímero.

 

El candidato del FMLN, Salvador Sánchez Cerén

El candidato del FMLN, Salvador Sánchez Cerén

Los sondeos auguran una primera vuelta sin vencedor final y una segunda en marzo entre Arena y el FMLN

 

De acuerdo con últimas encuestas de opinión pública, la pugna electoral será reñida y es probable que Arena y el Frente tengan que enfrentarse de nuevo en marzo en una segunda vuelta. Los sondeos indican que el FMLN será el más votado el próximo domingo pero no alcanzará la mayoría necesaria de la mitad más uno para ganar los comicios en primera vuelta; según qué sondeo, le dan entre un 46 y un 38% de los votos. Arena se prevé que esté por debajo, entre un 33 y un 29% de los votos.

 

En un tercer lugar, con un aproximado de 14% de las preferencias se ubica el expresidente Elías Antonio Saca, candidato del Movimiento de Unidad, que aglutinó a diversas fuerzas conservadoras que al parecer no cuajaron como vertiente de tercera vía, como se presentaron.

 

“La última encuesta preelectoral del Instituto Universitario de Opinión Pública muestra que, a menos de un mes de los próximos comicios, la brecha entre los dos partidos mayoritarios se ha ampliado a favor del FMLN. Esta mayor ventaja se debe tanto a un aumento en el caudal de apoyos hacia el partido de izquierda como a una importante reducción de los que se inclinan por ARENA”, dice la experta en sondeos y directora del Instituto Jeannette Aguilar.

 

FMLN logoAguilar añade: “Otro elemento que aparece bastante claro en este sondeo es que Elías Antonio Saca no creció como muchos esperaban, con lo que queda desterrada la posibilidad de que su Movimiento Unidad se posicione como la segunda fuerza política en el país. Con ello también queda atrás la posibilidad de que el proyecto político del expresidente emerja como una tercera vía, con la fuerza suficiente para romper con la tradicional polarización, lo que reafirma el peso que siguen teniendo los partidos tradicionales”.

 

En la presente contienda electoral fueron presentados dos modelos contrapuestos. Uno, el modelo neoliberal de ARENA, con un fuerte componente de defensa de los sectores empresariales más pujantes en El Salvador, que entre 1989 a 2009, concentraron el poder en cinco o seis grupos tachados de oligárquicos por la izquierda y que dominan la economía local. También fue Arena quien dolarizó la economía local, privatizó empresas de servicios estatales y abrió el comercio a mercado global.

 

Con ello la industria y la agricultura fueron devastadas, acarreando la imparable ola migratoria hacia Estados Unidos, desde dónde se envían anualmente entre 3.000 y 4.000 millones de dólares en concepto de remesas familiares y que constituyen el 15,9% del Producto Interno Bruto.

 

En la otra cara de la moneda está el FMLN, que ha gobernado, junto al presidente Funes, con moderación y sin romper la tradicional alianza con Washington, aunque mantiene sus inclinaciones ideológicas con Cuba y Venezuela. El propio Funes aclara: “el FMLN, de llegar nuevamente al gobierno, no variará su política hacia Estados Unidos”, recordando que en el norte está el mayor socio comercial, en cuyo territorio reside casi una tercera parte de la población salvadoreña.

 

“El miedo lo tienen los que constituían el sistema de privilegios a través un Estado que lo manejaban como su patrimonio y que le servía de velo para la impunidad y la corrupción”, apuntó Funes, quien el 1 de junio del presente año será reemplazado por su actual vicepresidente, Sánchez Cerén, o por su más acérrimo rival: Norman Quijano, si es que se impone ARENA.

 

Artículos relacionados

Top