MARIEL-MADURO

Américo Martín

Américo Martín

Desde la cima del Ávila
Américo Martín
amermart@yahoo.com 
@AmericoMartin 

 

Creo que podemos dar por aceptado que el colapso económico que se hizo crónico en Cuba y está tomando cuerpo en Venezuela obedece en primer lugar al modelo adoptado por ambos países y que si bien se autodefine socialista, lo esencial son los tres pilares o premisas prácticas sobre las cuales se cimenta.

La primera, la destrucción de las capacidades productivas agrícola e industrial mediante procedimientos compulsivos: expropiaciones los menos, confiscatorios los más.

En un sector del puerto ya funciona una base logística para las empresas extranjeras que buscan petróleo en la Zona Económica Cubana del Golfo de México y en el futuro habrá depósitos de almacenaje para el crudo que Cuba espera extraer algún día. 

La segunda, el acelerado desplazamiento de la inversión privada por el Estado. Como se sabe, tanto en uno como en el otro país se partió de un sofisma mil veces fallido: siendo el Estado socialista la encarnación del pueblo trabajador parecía tener su lógica que fuera aquel el que tuviera el dominio y la gestión de las unidades productivas, financieras, comerciales y de servicios, aunque el resultado en la totalidad de los casos fue la formación de una nueva clase mucho más ineficiente, burocrática y corrupta que todo lo conocido.

351 maduro preocupadoLo sorprendente es que esta conclusión siempre desmentida por los hechos se convirtió en un axioma, en el sentido de que no necesita probarse. En Cuba, en el Chile de Allende, en el Perú del general Velasco Alvarado y en la Venezuela de Chávez -un país tras otro- se aplicó la fórmula sin preguntarse los que venían después cómo les fue a los que la aplicaron primero. No necesitaban hacerlo. Era un axioma. Un dogma revolucionario, por cierto fallido ampliamente en Europa del este y China Popular, herederas de Lenin y Mao.

Y la tercera, la sustitución de las unidades productivas privadas por comunas, consejos obreros autogestionarios, cooperativas movidas por el interés solidario y nunca por el de lucro. Un modelo de mínimo mercado cuya meta última era eliminarlo, tal como profetizaron Marx y el Lenin de 1917 (poco antes de morir descubrió su grotesco error y lo consignó en sus últimos cuatro artículos publicados en Pravda) olvidando que el incentivo de la ganancia o lucro es el que mueve la inversión e impulsa el desarrollo económico y tecnológico.

El caso es que no pudieron conocer el éxito.

Con el Muro de Berlín se derrumbó aquel sistema que se jactaba de ser la fuerza del futuro. Los sobrevivientes intentaron regresar sobre sus pasos y ni siquiera por eso reconocieron francamente que estaban transitando el camino capitalista. Hasta que en China Den Xiaoping y Su Rhongi postularon a sabiendas un imposible teórico: el socialismo de mercado. Una manera de entrar de lleno en el capitalismo sin dejar de decir que lo hacían en nombre del socialismo.

II

Pero centrémonos en Cuba y Venezuela, ahora que  coincidieron la Cumbre del CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) y la apertura en la Isla del megapuerto de Mariel. La Cumbre reunirá a sus 33  integrantes, que observarán a Raúl y su financista Roussef cortar la cinta de la obra. La ejecutora es Odebrech, de modo que todo queda en familia.

 

En un sector del puerto ya funciona una base logística para las empresas extranjeras que buscan petróleo en la Zona Económica Cubana del Golfo de México y en el futuro habrá depósitos de almacenaje para el crudo que Cuba espera extraer algún día.

En un sector del puerto ya funciona una base logística para las empresas extranjeras que buscan petróleo en la Zona Económica Cubana del Golfo de México y en el futuro habrá depósitos de almacenaje para el crudo que Cuba espera extraer algún día.

 

El presidente Maduro está en el abismo. En 2014 tocará profundidades infernales. Los pronósticos de los analistas más serios del país coinciden plenamente con los de Bancos internacionales y certificadoras de deuda y riesgo. Merril Linch y Standard & Poor´s rebajaron a nivel cuasi-basura los bonos de la República y de PDVSA. JP Morgan, Barclays y Bank of América manifestaron su alarma por el pestilente pantano en que se hunde el país. Maduro quizá quiera dialogar pero el fundamentalismo lo paraliza.

III

En mi libro Huracán sobre el Caribe describí la tragedia de Cuba. Raúl Castro, sudoroso, trata de impulsar una reforma de signo capitalista conforme al ejemplo de China. Sus pasos iniciales, salvo la reforma migratoria, fueron algo decepcionante. Urgido de un sector capitalista fomentó a los trabajadores por su cuenta (cuentapropistas) con la esperanza de que absorbieran más de un millón de empleados que deben ser despedidos para aligerar la brutal burocracia. La tarea se reveló inalcanzable hasta que a mediados de 2013 se concretó con Brasil el proyecto Mariel, ese sí de magnitud suficiente  aunque nadie pueda asegurar que tenga éxito, cuando menos antes que las protestas del hambre le ocasionen un desastre a Castro.

Se modernizará el puerto Mariel en el marco de un área industrial de cerca de 500 km2  denominada Zona Especial de Desarrollo de Mariel (ZEDM). Aprovechará la ampliación del Canal de Panamá que ahora dará paso a grandes buques procedentes de Mariel, capaces de cargar hasta 12 mil contenedores.

Mariel podrá tal vez mover un millón de contenedores al año. Tendrá  autopista y ferrocarril. La inversión extranjera será exonerada de impuestos aduaneros y otros y será libre de repatriar sus capitales. La relación con los trabajadores la asume el gobierno y ¡guay de los que se quejen!

No andan con requilorios. El economista Juan Triana calculó en US$ 3.000 millones las inversiones extranjeras directas para modernizar la Isla. Y el ministro Malmierca garantizó que nunca serán expropiadas

Al igual que casi toda la Región, hasta Cuba podría superar a Venezuela si no está navegando en la fantasía. Su reforma comenzó con la confesión de Fidel a Jeffrey Goldberg y Julia Sweig: “el modelo cubano no nos sirve ni a nosotros”

¿Te atreverás, Maduro, a decir lo mismo del zarandeado socialismo siglo XXI?

En un sector del puerto ya funciona una base logística para las empresas extranjeras que buscan petróleo en la Zona Económica Cubana del Golfo de México y en el futuro habrá depósitos de almacenaje para el crudo que Cuba espera extraer algún día.

 

 

 

 
Etiquetas , , ,

Artículos relacionados

Top