¿Qué nos pasó?

Alex Capriles M.

Alex Capriles M.

Axel Capriles M.
@axelcapriles

 

La inseguridad contribuye al poder porque la muerte súbita produce miedo

 

El destino de las naciones no es ajeno a la voluntad y forma de ser de sus habitantes. Por eso la pregunta nos atormenta y se repite de boca en boca con desesperación y perplejidad: ¿qué nos pasó? ¿Cómo llegamos hasta aquí? ¿Por qué una sociedad escoge la inmolación a través de la violencia, la destrucción de su aparato económico, la perpetuación de la pobreza? Y, lo peor de todo, ¿por qué una población desciende tan decididamente hacia el infierno con la fantasía e ilusión de estar ascendiendo al cielo? ¿Puede el poder confundir de tal manera al ser humano?

Como todo fenómeno social, están en juego mil factores que se cruzan e influyen mutuamente, uno de ellos es el papel del liderazgo en la conducción de la sociedad y la base poblacional sobre la que ese liderazgo actúa. Esto nos lleva a analizar un factor poco discutido en la opinión pública nacional: los movimientos demográficos. Venezuela es el país que ha recibido la mayor migración del continente. Algunas fuentes consideran que el 25% de los habitantes del país son nacidos o descendientes de colombianos. La mayoría de los colombianos que han migrado a Venezuela son sobrevivientes de la violencia y la pobreza, un muy bajo capital social formado por familias desmembradas e individuos sostenidos apenas por el instinto de supervivencia. A diferencia de otros cambios demográficos donde los inmigrantes han sido integrados culturalmente bajo un sistema de valores y un ideal nacional, la revolución bolivariana utilizó el trauma y el desamparo de los nuevos inmigrantes con fines utilitarios electorales y los incorporó con base en la dependencia, el clientelismo y la degradación. El que viene desesperado solo espera recibir. Adicionalmente, y lo más perverso, la revolución se apoyó en la cultura de violencia colombiana para mantener al resto de la población sometida y paralizada por el miedo. La inseguridad contribuye al poder porque la muerte súbita produce miedo y el temor nos hace seres inseguros y dependientes.

Es la psicología de la precariedad.

 

 

 

 

Artículos relacionados

Top