Esclavitud económica

Rafael J. Chavero Gazdik
rchavero@hotmail.com

 

¿Podrá seguirse imponiendo el bozal de arepa de los dólares preferenciales?

 

Como es costumbre, todos los meses de enero los venezolanos esperamos que el Gobierno nos informe cuánto de nuestro dinero podemos gastar en el exterior. Eso es parte de vivir en comunismo. Entregamos casi todas nuestras libertades, incluso las de manejar nuestro presupuesto, cuidar nuestros ahorros, educarnos en el exterior o simplemente viajar. El mundo está derribando fronteras y nosotros hemos construido una muralla para no “contaminarnos” de progreso.

Ahora son unos burócratas mediocres quienes manejan nuestro bolsillo. Esos que viajan sin presupuesto, pues todo lo pagan con viáticos oficiales. Por eso no tienen ni la menor idea de lo que cuestan las cosas en el exterior ¿cuándo habrá sido la última vez que Maduro pagó una comida con su propio dinero? Para ellos somos unos súbditos con la obligación de seguir todo tipo de instrucciones. Esa es parte de la historia de un control cambiario que ha permitido el control político de toda la economía venezolana.

Pagan todos

Y lo insólito es que los voceros incapaces se limitan a justificar estas medidas diciendo que ahora los “raspacupos” tienen sus días contados. Es decir, las felonías de unos pocos tienen que pagarlas todos los demás. Lógica comunista, obviamente. La verdad es que el pueblo miope no tiene mayor problema con eso, pues están condenados a vivir de migajas e imposiciones gubernamentales. No hay otra excusa que puedan utilizar, pues les da vergüenza reconocer que el bolívar ha sido la gran farsa y que cada vez más nuestra moneda se evapora de los mercados.

Mientras tanto, este sistema inhumano es aprovechado por quienes utilizan el mercado negro para lucrarse con las necesidades ajenas. El propio Gobierno es quien suministra esas divisas para que se rematen al mejor postor. Basta ver cómo se han formado las fortunas de los boliburgueses para verificar esta realidad. Por eso es que hoy los jóvenes prefieren vender dólares antes que estudiar Medicina, Derecho o Ingeniería.

¿Cuánto más aguantaremos los venezolanos? Esa es la gran pregunta. ¿Podrá seguirse imponiendo el bozal de arepa de los dólares preferenciales? Ya es el momento de darle un parado a la mediocridad y exigir respeto por nuestras libertades. Hay que erradicar el temor del desmontaje del control cambiario, pues El Salvador, Namibia y Vietnam pueden vivir sin esto, por lo que no hay razones para que nosotros no podamos liberarnos de esta esclavitud económica. 

Obviamente la solución está en la calle, con protestas pacíficas pero contundentes, pues sabemos que las instituciones están todas al servicio del comunismo.

 

 

 

Artículos relacionados

Top