LA LEAL OPOSICION A SU MAJESTAD

maduro-tropas-bandera352

JESÚS HERAS –

En casi todos los regímenes parlamentarios  de la Commonwealth británica existe una fórmula constitucional mediante la cual el partido mayoritario de la oposición se compromete a hacer una “Leal oposición a su Majestad”. Con ello se asegura la continuidad de la monarquía, independientemente del partido que gane el gobierno o comande la oposición.

En Venezuela, donde la Mesa de la Unidad Democrática logro conquistas electorales importantes aun en medio del régimen fraudulento que consiente ventajismos escandalosos en favor del oficialismo, pareciera haberse destapado una caja de Pandora, con motivo del debate que se ha abierto en torno a las posiciones que deben asumirse frente al gobierno y quien lo preside.

Este debate no hay que satanizarlo. Entre los demócratas, debatir debiera ser lo normal. Quienes estamos alejados del pensamiento único, del partido único y de los métodos totalitarios de gobierno no podemos espantarnos porque se discutan puntos de vista diferentes al analizar la realidad que nos circunda. Sin embargo, en este caso se imponen consideraciones especiales.

Es bien sabido que la física no telera los vacíos y la política menos. En los días postreros al 4F, cuando se supuso debilidad en el liderazgo de Carlos Andrés Pérez, se reveló que ese vacío estaba sobre todo en la oposición. De manera que cuando Eduardo Fernández sale a apoyar a CAP, mientras La Causa R y Caldera lo adversan, y Copei entra en el gobierno, se decreta la muerte del bipartidismo. Visto en retrospección, los famosos discursos de Aristóbulo Istúriz y Rafael Caldera en el Congreso, al estar en mayor sintonía con los sentimientos de la población, condujeron año y medio después, a la enorme masa de votos que capturaron la Causa R con Andrés Velásquez y Caldera al frente del chiripero.

Mutatis mutandis, hoy pareciera estar repitiéndose aquel escenario. Un vacío se está produciendo en la oposición. Un elemento que se pone de bulto es la falta de un liderazgo capaz de conducir el debate en ausencia de un acontecimiento electoral. Otro, que los argumentos que se han puesto sobre la mesa parecieran una medición de testosterona entre quienes tienen mejor puestas las glándulas para enfrentar al gobierno y quieren salir a la calle, y quienes piensan que hacerlo es una aventura.

No hay que apresurarse a sacar conclusiones. La Oposición ha sido siempre espejo fiel del gobierno. Frente a un gobierno sólido, hubo una Oposición igualmente unida.

¿Será lo que ocurre en la Oposición, reflejo del debilitamiento progresivo que se observa en el gobierno? ¿Sobrevivirá el Reino, en medio de la profunda crisis que sacude al país?

¿Se mantendrá, en una acera y en la otra, “una oposición leal a su Majestad?”. 

 
Jesús HerasNo photo
Etiquetas , , ,

Artículos relacionados

Top