Cambio de gobierno

Alex Capriles M.

Alex Capriles M.

Con un liderazgo debilitado a la sociedad civil no le queda más que recomponerse

Axel Capriles M.
acaprile@ucab.edu.ve
@axelcapriles 

 

Revise con detalle el camino recorrido y dígame si verdaderamente cree que las cosas van a mejorar, que los agricultores volverán a llenar de vida los campos, los industriales colmarán con abundantes productos las alacenas de sus casas y Caracas será otra vez la sucursal del cielo. Póngase la mano en el pecho y dígame si francamente piensa que dentro de cinco años, en el 2019, los poderes públicos serán independientes y usted, simple ciudadano, podrá restituir pacíficamente con su voto la alternancia republicana. Vamos a sincerarnos.

cambioAquí nada va a cambiar a menos que haya un cambio de gobierno. Y ese cambio no va a ser apacible ni fácil. Primero, porque las carencias y dificultades que padece la sociedad venezolana hoy no son resultados de equivocaciones o errores que puedan ser enmendados con ajustes parciales sino el producto previsto de una concepción de la vida y de la sociedad donde cada pieza tiene un lugar y una función premeditada. Segundo, porque esa concepción sirve a una visión enfocada única y exclusivamente en el poder y sigue minuciosamente un modelo maquiavélico tremendamente efectivo, perfeccionado, empacado y exportado por los hermanos Castro. El manual práctico de la franquicia abunda en tácticas de dominación psicológica mediante prácticas de gran cinismo, la reversión del discurso, el debilitamiento del contrincante bajo manipulación psicopática y el uso sin remordimiento de los mismos crímenes y vicios de los que culpabiliza al adversario. Como las artes marciales que doblegan al contendiente sin esfuerzo aprovechándose de su impulso y movimiento, la retórica bolivariana hace renegar a la oposición de sus fortalezas y legítimos recursos. El agredido teme ser el agresor.

Con un liderazgo debilitado y complaciente, a la sociedad civil no le queda más que recomponerse sola con la protesta en la calle, con reuniones vecinales, con la acción colectiva ante cada abuso del régimen. El grito aislado pero iracundo de cada uno de nosotros puede producir una revolución.

 

 

 
Top