Temas actuales

Peter Albers

Peter Albers

Peter Albers
peterkalbers@yahoo.com
@peterkalbers

 

Superadas ya las náuseas producidas al presenciar por la TV encadenada un pedacito de la celebración de la “gesta heroica” del 4 de febrero, nos instalamos frente al computador para tratar de componer unas líneas que, al menos, cumplan con el compromiso de escribir estas “Albersidades”. La verdad es que no sabe uno por dónde empezar ni cuál tema tratar, de los tantos surgidos durante esta semana, en el corto espacio de esta columna. Que no es columna sino viga, pues no es vertical sino horizontal el espacio que Notitarde le asigna.

Empezando por el tema de la “gesta heroica”, uno tiene la impresión de que tal acontecimiento no pasó de ser una chambonada más de las muchas que luego cometería el grupito de golpistas que se abrogaron el derecho de quitar por la fuerza de las armas a un Gobierno que no les gustaba. Y la celebración fue nada menos que en el propio sitio donde se escondió el supuesto líder del golpe, quien luego declararía, para no dejar dudas de nada, que “los objetivos no se habían logrado”. Luego, perdonados sus delitos y elegidos por locura popular, quedarían (y siguen quedando) “sin lograr” muchos objetivos, de los tantos que ofrecieron para llegar al poder, aupados por un pueblo ilusionado y por fuerzas económicas cansadas de los partidos que hasta entonces se alternaban en el Gobierno.

Y uno no está muy seguro de qué celebraron. Mucho palabrerío para justificar lo injustificable: Muchos daños al patrimonio público, muchos inocentes asesinados en esa fatídica jornada. Menos mal que, aunque como que no creen en eso, celebraron algunas misas. Tal vez habrán pedido por las almas de las víctimas, como las de los vigilantes de VTV, la televisora “de todos los venezolanos” pero ahora al servicio del partido de Gobierno, vil y fríamente asesinados. 

Otro tema, esta vez en el campo deportivo, fue el de los incidentes con los peloteros del equipo cubano que participó en la Serie del Caribe que se celebra en Margarita. Y digo participó, porque hasta la noche del miércoles mantuvieron esperanzas de no ser eliminados, circunstancia que se hizo realidad tras la derrota de Magallanes esa misma noche ante el equipo boricua. Tales incidentes fueron señalados por el Gobierno, cuyos más conspicuos personeros, no ocultaron su preferencia por Cuba, como una agresión a los integrantes del equipo “Villa Clara” que representaba a la isla sojuzgada por los hermanos Castro. Agresión que fue desmentida por los mismos jugadores, quienes se irán con la certeza de nuestro repudio a quienes los mantienen en la miseria y la opresión. Es decir, que las manifestaciones no iban en contra de ellos como deportistas que son, sino contra el régimen que los oprime. Rodeados de guardias nacionales y vigilados en extremo, hicieron lo que pudieron. Y nosotros nos quedamos con la impresión de que tal vigilancia no era por su seguridad, sino para impedir que pudieran escapar hacia la libertad que no encuentran en su terruño.

Quedaría, para completar el espacio, comentar sobre la ya no escasez sino ausencia de productos de consumo básicos para la alimentación y la salud de los venezolanos, y hasta de repuestos para vehículos. Pero, con salir a la calle, y escuchar al pueblo quejarse basta; los comentarios sobran, pues allí están: Andan de boca en boca, junto con el tema de la inseguridad.

 

 

 

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top