LAS GUERRAS DE MADURO

Paulina Gamus

Paulina Gamus

 

Paulina Gamus
@Paugamus 

 

Como los militares se forman para hacer la guerra, es natural que todo lo que le sucede a este gobierno sea llevado al terreno bélico

 

Mambrú se ha muerto en guerra, lo llevan a enterrar. Do, re, mi, fa, sol, la, lo llevan a enterrar. Arriba de su tumba, un pajarito va. Do, re, mi, fa, sol, la, un pajarito va. Cantando el pío-pío, y el pío-pío pa. Do, re, mi, fa, sol, la, y el pío-pío pa. (Versión mexicana de la muy popular canción francesa).

 

10 maduro corbata

Nicolas Maduro

¡Guerra! !Guerra! No podía esperarse menos de un gobierno que ha heredado el filomilitarismo del perpetrador de esta cosa que se mienta socialismo del siglo XXI. La manía de Chávez de creer que un militar venezolano servía para ser desde vendedor de pollos hasta presidente de la NASA, ha sido superada con creces por su hijo putativo Nicolás Maduro. Hay militares en todas las áreas del quehacer humano y en cargos de alto, mediano y bajo nivel. En vez de cívico militar este es un gobierno militar cubanoide. Como los militares se forman para hacer la guerra, aunque los nuestros no hayan participado ni en una batalla de almohadas, es natural que todo lo que le sucede a este gobierno sea llevado al terreno bélico.

 

Resulta patético por decir lo menos, ver y oír a dirigentes políticos del PSUV, bastante civiles ellos aunque no siempre civilizados, justificar la bancarrota absoluta del país en todos los órdenes (y desórdenes) como consecuencia de una guerra económica en la que los vencedores no aparecen por ninguna parte para cobrar su victoria y los vencidos siguen tan campantes en sus puestos de combate. Uno podría creer, para darle algún crédito a los tan desacreditados gobernantes guerreros de este país, que los anaqueles vacíos de los supermercados de los que hace tiempo desaparecieron el arroz, la leche, el azúcar, el aceite, las harinas de maíz y trigo y el papel higiénico, sin pasearnos por artículos sofisticados como la leche condensada o la mayonesa; han sido el campo de batalla en que las fuerzas enemigas han empleado su arma más mortífera: provocar la escasez y fomentar las interminables filas de desesperados buscadores de comida.

 

Danny Glover

Danny Glover

Lo que resulta más difícil de explicar es cómo esas mismas fuerzas que nos han invadido sin disparar un solo tiro, han logrado que uno de los países más ricos de América latina haya quedado en la carraplana más absoluta. Haremos el esfuerzo de entenderlo. Según esa punta de lanza del imperialismo y centro de conspiración contra la revolución bolivariana, llamada Fedecámaras, el gobierno de Nicolás Maduro tiene una deuda con el sector privado, en gran parte heredada del padre de la criatura, que asciende a más de 10 millardos de dólares distribuidos así: 3.6 millardos a las líneas aéreas; 2.4 millardos a la industria de alimentos; 1.4 millardos al sector salud, 80 millones a la prensa; 500 millones a la TV por suscripción, 550 millones a la industria química y 5 mil millones a la industria automotriz. Como guerra es guerra había que gastar en armas, casi siempre obsoletas porque lo que importan son las comisiones. Por ahí se esfumaron 16 millardos.

 

Orlando Zamora, ex jefe de la División de Riesgo cambiario del BCV, dice que lo regalado por el gobierno venezolano a otros países, entre 2000 y 2012, fueron 35 millardos de dólares lo que triplica la deuda de la Comisión Administradora de Divisas (CADIVI) con el sector privado. Es muy probable que los agentes de las fuerzas enemigas hayan drogado con burundanga al comandante perpetuo y supraterrenal, para que le regalara 18 millones de dólares al cineasta gringo Danny Glover. Debía hacer una película sobre Haití que jamás realizó. En ese mismo estado de inconsciencia provocada por los infiltrados, regaló un millón de dólares a una escuela de samba brasilera, 30 mil dólares para una escuela en la India, carreteras y varios desarrollos en Nicaragua por un monto de 6.6 millardos de dólares, calefacción para sectores pobres de New York, viviendas en Benin y Mali, ayudadita a los Kirchner para pagar la deuda de Argentina con el FMI, además del maletín con los 800 mil dólares para la campaña electoral de la viuda alegre argentina. Le regaló a su padre espiritual e ideológico Fidel Castro, 23.2 millardos de dólares y 12.9 millardos al pederasta Daniel Ortega, de Nicaragua.

 

Cristina Fernandez

Cristina Fernandez

El primero en detectar cómo se gestaba esa guerra económica no podía ser otro que el inefable ministro sin fecha de caducidad, Jorge Giordani. Un buen día descubrió que 25 mil millones de dólares se fugaron por causa de empresarios que abusaron del SITME. Y la prontamente defenestrada presidenta del Banco Central, Edmée Betancourt, perdió la chamba cuando se atrevió a decir que otros 20 mil millones se los llevaron empresas de maletín. Es evidente que fueron asquerosos burgueses golpistas quienes se hicieron de esos millardos, pero los Servicios de Inteligencia que ponen preso a quien mire torcido a Nicolás Maduro o a la primera combatiente, han sido incapaces de develar no solo la identidad de los malvados burgueses, sino la de los buenos chicos revolucionarios y socialistas que se dejaron hipnotizar para que se produjera esa divisorragia.

 

Daniel Ortega

Daniel Ortega

Nuestro Mambrú y su corte de uniformados con ascensos y medallas por acciones heroicas como las del capitán Diosdado Cabello, han perdido la guerra económica. Pero no es la única porque hay otras más vergonzosas como la de los miles de motorizados que mejor organizados que el PSUV, pusieron a temblar al gobierno y lo hicieron retroceder con el rabo entre las piernas. Y si nos vamos a la guerra del hampa contra la población en todos sus estratos, aquí el enemigo ha hecho que los adalides de la revolución socialista muerdan el polvo con la más humillante paliza: más de 20 mil asesinatos solo en 2013.

 

Fidel Castro

Fidel Castro

A todos los países derrotados en las guerras más crueles les ha llegado después alguien, casi siempre el Imperio yanqui go home, para sacarles las patas del barro y transformarlos en naciones prósperas. Por eso aquel chiste de declararle la guerra a los EE UU y perderla adrede. ¿Quién vendrá en nuestro auxilio? ¿Habrá algún poder terreno, sobrenatural o divino que nos permita renacer de las cenizas a las que el chavismo ha reducido a Venezuela?

 

 

 
Paulina GamusPaulina Gamus

Artículos relacionados

Top