VENEZUELA: ENTRE NEOZARISMO Y DEMOCRACIA

Thays Peñalver

Thays Peñalver

Thays Peñalver
tpenalver@me.com
@thayspenalver

 

En un país en que el desorden se le teme más que a Mao, las elites chinas (industriales, comerciales, académicas, culturales y políticas) llegaron al acuerdo de guardar el orden, aunque éste lleve por apodo “comunismo”. Por eso en el 2001 Jiang Zeming impulsó la tesis de que los capitalistas y ricos se inscribieran en el Partido Comunista y desde ese momento miles de millonarios lo hicieron,  entre ellos 153 de los hombres más ricos de China (ICIJ News) junto a 83 billonarios (Financial Times) y 24 de los más ricos del mundo (China Times) e incluso dos de estos últimos fueron nominados al CCPC en 2012 (China News) mientras sus hijos dirigen a las juventudes de ese Comité. Palabras más o menos, los ricos son el futuro del partido de los proletarios, que “unidos” a los 300 “billonarios ocultos” conocidos como miembros y sus familiares de ese Comité Central, dominarán a China.

 

Chen Guangbiao, una de las 400 personas más ricas de China

Chen Guangbiao, una de las 400 personas más ricas de China

Pedir una transición al capitalismo más ordenada sería francamente inverosímil ya que los chinos consideran un verdadero despelote lo acontecido en Rusia, donde los padres del “neozarismo” decidieron construir cerca de 200 nuevas plataformas políticas haciendo que el Partido Comunista quedara relegado a representar al 19% de la población (mayoritariamente de 60 años). Eso mismo está ocurriendo en Vietnam donde unos 450 archimillonarios (Vietnam News) y su primer billonario (conocido), todavía no se atreven a dar la cara públicamente mientras transforman el feudo de Ho Chi Minh en un emporio comercial para la nueva casta de vietnamitas nuevos ricos. Incluso en la prensa los vietnamitas no tienen reparo al hablar de que: los “Oficiales del Partido” que se han “hecho ricos gracias a sus estrategias de negocios” y admiten que “no ven nada de malo en que usen sus posiciones para ganancias personales” (Seattle Times). Mientras en Cambodia el Khmer “Rouge Rojito” ha dado paso al Neozarismo a tal nivel que su primer ministro ya tiene una fortuna de 500 millones de dólares y cada vez que inaugura una fábrica explica que es necesario que existan 500 nuevos millonarios y que los trabajadores “deben hacer ricos a sus jefes” porque es inconcebible “una nación comunista sin multimillonarios” (Cambodia Daily).

 

En menor escala y en un país pobre, desde el 2001 el diario Granma de Cuba viene explicando el suceso de los nuevos ricos cubanos propagados desde 1991. El problema terminó siendo tan grave que en la biografía de Fidel Castro (Ramonet) hay un capítulo referido a ellos junto con “algunos funcionarios que negociaban con poderosas empresas extranjeras” y ya en 2010 el diario oficial hablaba del “surgimiento de esa nueva clase” y sentenciaba que “negar su existencia sería querer tapar el sol con un dedo”. En 2013 ya sin reservas explicaba que: “los vemos vestir marcas; en vez de ropa” o prefieren “el último videojuego a la mejor enciclopedia” o que con “muñequitos de Disney adornan casas con chimeneas en el trópico”.

 

17 Cadena-CaprilesAsí pues las distintas castas de “nuevorricos”, los “ricos de flay”, los “metecuerpos”, “macetas” y “mandarrias” (como son llamados en Cuba) conforman una nueva clase que ocupara los hoteles de Varadero, colman los restaurantes, o compran los nuevos coches costosísimos y están destinados a viajar en la nueva apertura. Quienes junto a los “verdeolivas” que son aquellos que como en Rusia y China llevan colgado el carnet del partido y se hacen ver como grandes revolucionarios pero en realidad son una “casta que le ha sabido dar una vuelta al sistema” llegaron a colmar como lo dejó claro Fidel en 2009, los más altos cargos de poder y del Consejo de Estado.

 

Y así llegamos a Venezuela, con un socialismo con “características venezolanas”, tan venezolanas que se traduce como el intento de cuatro gatos marxistas leninistas de implementar el comunismo, en medio de una burbuja especulativa petrolera a punta de billete. Tan venezolano que crearon un gigantesco apparatchik (régimen funcionarial) que consume el 60% de los recursos del petróleo y terminó sencillamente como un ascensor social. Por eso entraron en su mayoría con algún ideal y 15 años después, del ranchito pasaron al apartamento, del apartamento a la casa y de la casa a la mansión. No pocos de los que nacieron en “un rancho de cartón y de lata con excusao, allá atrás” o crecieron “siempre arrimaos, en cama prestada” hoy viven en palacetes y pasaron del peñero al barco de 70 pies.

 

Con la implementación de la “economía socialista” las condiciones terminaron dadas para lo que vemos hoy, el “neozarismo”. Nuevos zares en todas partes (banca, finanzas, medios, comercio, producción, etc.,) y de la política. Por no hablar como en China y Rusia de los zares del mercado negro, del contrabando etc. ¿Qué me hubiera gustado otra cosa para mi país? Por supuesto. ¿Qué era imposible? También. Pero algo me consuela de tanto sinsentido aunque pocos lo entiendan, Venezuela se salvó por los pelos de los “malos más malos” y a veces hasta creo que Dios, es venezolano.

 

 

www.thayspenalver.com

 

 

Artículos relacionados

Top