Mr. Carter ¡Go home!

raul-castro-jimmy-carter-355

HENRIQUE SALAS-RÖMER – 

Se anuncia la próxima visita de Jimmy Carter, ¡cuidado!

En el año 2005 le manifesté al embajador de EEUU en Venezuela que me había enterado por fuentes cercanas a la Casa Blanca, que el entonces Presidente de ese país, George W. Bush, se había enojado con su Secretario de Estado por haber permitido que Jimmy Carter convalidara el resultado, evidentemente fraudulento, del referéndum revocatorio de 2004.

El Embajador, hombre de gran habilidad, me respondió sin responderme: “No me pida que hable mal de mi jefe, Sr. gobernador, se refería al General Colin Powell. Digamos más bien que Jimmy Carter había estado tan envuelto en la situación política venezolana, y el Departamento de Estado tan ausente, que era imposible, tratándose de un ex Presidente, que el General Powell hiciera otra cosa que aceptar como propia, la decisión que éste había tomado.

Quienes seguimos de cerca aquel referéndum, para cuya realización fue necesario recoger dos veces las mismas firmas, la derrota de Chávez fue contundente. Simplemente invirtieron los resultados y Carter, ya entendido con Chávez por trascorrales, acordó abrir, a manera de auditoria, las cajas que “aleatoriamente” había seleccionado el propio CNE. Lógicamente, el resultado fue impecable y Chávez fue declarado ganador.

Yo había tenido hasta entonces una magnifica impresión de Jimmy Carter. De hecho, en una ocasión conversamos larga e informalmente en el VIP del aeropuerto de Atlanta, y luego nos tomamos una foto que él me remitiría con una amable dedicatoria.

De manera que, en un intento por racionalizar su conducta, llegué a pensar que su actuación en Venezuela había obedecido a su tendencia de privilegiar la paz por sobre la justicia, un orden de prioridades posiblemente válido en situaciones de guerra, pero sólo allí.

Después especulé sobre otra de sus razones: el deseo de recibir el Premio Nobel de la Paz, coincidiendo con las posiciones más atractivas para el socialismo europeo. De allí sus carantoñas a Fidel,  pensé, y posiblemente su interés en complacerlo aquí.

Todo ello había pasado por mi mente en un intento por comprender su conducta, hasta que llegó a mis manos una columna que le dio un viraje a mis percepciones. Venía firmada por uno de los profesores más prestigiosos de la Universidad de Harvard.  Su título: “President for Sale”. En castellano, “Se vende un ex Presidente” http://www.factsandlogic.org/outstanding_dershowitz2.html 

Allí, el profesor Alan Dershowitz,  quien fuera asesor de Jimmy Carter, da cuenta pormenorizada del hombre que fue descubriendo y concluye:

“El no es nada distinto a aquellos políticos norteamericanos que una vez fuera del poder, se venden al mejor postor, y se convierten en promotores de las causas más despreciables. Ese es hoy, el triste legado de Jimmy Carter.”

Se anuncia que Carter quiere volver a Venezuela. ¡Cuidado!

 

 

 

 

Artículos relacionados

5 Comentarios

  1. Ivan Gomez said:

    Muy buen artículo amigo Salas-Römer, pero me pregunto algunas cosas…. ¿Por qué carajo no hizo ésta crítica con gran magnitud publicitaria en aquel tiempo?
    ¿Por qué es hasta ahora que lo saca a luz? ¿Es que dentro de su análisis de ese personaje político no cabía la posibilidad de que fuera otro rastrero mas? ¿Es que acaso usted tampoco es distinto a ese tipo de políticos a los que se refiere en su artículo?
    De verdad no me convence su explicación de los hechos en relación a Mr. Jimmy Carter, por que como es sabido, usted también es zorro viejo y de seguro con muchas mañas para dejarse embaucar a si mismo con un análisis tan superficial de dicho personaje… Discúlpeme pero no le creo sus excusas al respecto y lo invito a hablar de un tema de actualidad como es el de la crisis que está viviendo nuestro país Venezuela y fije su posición al respecto de manera contundente, ya que en estos momentos lo que se necesita es gente que ayude a exponer los hechos reales en lugar de andar hablando tanta grama por no decir paj….

    • Henrique Salas romer said:

      Caramba amigo, tremenda calentera debio tener Ud. cuando escribio estas lineas. Me hubiera gustado encontrar un minimo de coherencia para refeirrme a sus argumento. Pero como solo recurre al terreno de la descalificación, sin hacer señalamiento alguno que desmienta lo que afirma mi articulo, me limito a recordarle mis denuncias en 2004, cuando se produjo el fraude. Fueron contundentes. Tanto q muchos aun recuerdan aquella rueda de prensa mia en Caracas, cuando le pedi a Hugo Chavez “Abra las cajas Presidente, se lo pide el Catire Florentino”, ¿Lo recuerda?
      Bien, ese hecho trajo por consecuencia el secuestro de mis dos vehiculos, que nunca fueron recuperados, y el apresamiento de mis tres de mis escoltas, uno de ellos,liberado de inmediato, por ser un paramedico. Los demas permanecieron varias semanas en prision.
      Tranquilicese amigo, recapacite, y reciba de mi parte un cordial saludo, Henrique Salas Romer

  2. Pedro Fernandez said:

    Excelente artículo Dr. Salas, El Sr. Carter es “UN TARIFADO” que se vaya a buscar sus churupos a otra parte… Que vergüenza me da también los Países Latinoamericanos que no se han pronunciado, estos también son unos TARIFADOS y CHULOS…

  3. Ricardo E. Römer G. said:

    Carter y Carmona son dos personajes con desempeños nefastos que no pueden volver a pisar este país. Uno por ser objetivamente tarifado con $2 MM que recibió su fundación, si bien recuerdo y, el otro, por ser profundamente inepto y traidor.

  4. Jose nicolas aray said:

    Yo recuerdo con precision las posiciones que tomo Salas Romer y lo felicito por advertir sobre una visita de Carter. Saludos cordiales

Los Comentarios han sido cerrados.

Top