Desinterés en salud

Rafael Rangel Aldao 
rafael.rangelaldao@gmail.com
@rrangelaldao 

 

La apatía nuestra es particularmente suicida en una nación líder del sobrepeso

 

“Una parte importante del subdesarrollo nuestro consiste en no pararle a la salud”. Esta opinión de un destacado economista, se complementa con otra de un ejecutivo de una conocida aseguradora, “el venezolano se cree invencible, nunca se va a enfermar”. La mega crisis actual no hace otra cosa que acentuar la predisposición al descuido del bienestar.

La apatía nuestra es particularmente suicida en una nación líder del sobrepeso (66,9%) y la obesidad (30,7%) en Sudamérica, según la OMS. Súmele usted que la expectativa de vida sana de nuestro país apenas llega a los 60,8 años en hombres y 63,5 años en mujeres, de acuerdo a un reciente estudio publicado en Lancet (380, 2144, 2012). Esto significa que por pura desidia pública y privada, el venezolano debe esperar una vejez plena de dolencias crónicas incapacitantes, así nadie le quite lo bailado.

La tendencia internacional, felizmente, es totalmente contraria al zeitgeist criollo. Aparte del obvio componente humano, dos factores económicos impulsan la salud preventiva en el mundo desarrollado como son la productividad laboral, que va estrechamente ligada al bienestar del trabajador; y el otro, que la atención reactiva a la salud se ha vuelto aceleradamente onerosa para cualquier país. Es por ello que, por ejemplo, el presidente Obama ha hecho de la salud para todos, el legado futuro de su gobierno. Ese país invierte el 18% del PIB en salubridad, mientras que Venezuela sigue en su declive con una cifra cercana al 5.2% según el Banco Mundial.

La inversión en tecnología, sin embargo, puede ayudar a Venezuela a recuperar el lugar privilegiado que tuvo veinte o más años atrás en salud pública y privada. Si apartamos la mirada de la coyuntura actual, es posible vislumbrar un mejor país, entrelazado por vía digital para revertir del atraso nuestra situación actual. Esta sería una de las prioridades futuras para el acceso de todos a una mejor atención de salud.

 

 

 
Top