Diálogos sobre la libertad

Oswaldo Pulgar Pérez
opulgarprez6@gmail.com
@oswaldopulgar

 

Mafalda y Felipe regresan a casa, comentando los últimos temas tratados en la escuela. Dice Mafalda: -¿Felipe, vos creés en la libertad? A lo que Felipe responde: ¡Claro! Mafalda; fíjate, en este momento estamos haciendo lo que nos da la gana. Nos vamos a jugar porque no hubo clases.

-¿Y eso en qué te perfecciona? –Pues en que me hace más libre de comportarme a mi manera. -¡Ah! O sea, que la esencia de la libertad es hacer lo que te da la gana. -Bueno… tampoco lo pongas así, porque actuar mal es ejercitar la libertad, pero eso no se pueda considerar un bien, y la libertad es un bien.

Mafalda y FelipeEntonces Mafalda le dice a Felipe: -Luego, según lo que me has dicho, a la libertad le falta algo, para ser buena. -¡Claro! Añade Felipe. Podríamos decir que es una perfección perfectiva, porque ha de convertirnos en mejores personas.

¡Ah ya te entiendo! O sea, que si tú me das un golpe merecido estás utilizando bien tu libertad. – Así es. Y si es inmerecido, la estás utilizando mal. – ¡Correcto! Porque estás buscando un desahogo a tu mal humor. Y supongamos que yo invierto mi tiempo en ayudar a un compañero de clases a realizar su tarea, ¿estoy usando bien mi libertad? ¡Claro! porque te estás dando tú misma al entregarle tu tiempo.

Oye, esto suena interesante. O sea que la libertad no es un bien absoluto al que haya que supeditarlo todo. Claro. Es un bien relativo, o digamos mejor, incompleto. Le falta algo que lo determine. Y este algo es, -en general-, el bien y la verdad. Son como dos acompañantes de la libertad, que le dan eficacia o la destruyen. De allí que la madurez humana se manifieste en el buen uso que yo haga de mi libertad. Del modo cómo la administre.

La libertad no solo es un bien inconcluso, sino que una vez realizada me ayuda a conseguir otros bienes plenificantes posteriores: me permite adquirir virtudes al servir a los demás, me ayuda a combatir el egoísmo, me hace más generosa, etc. Oye Felipe ¡Qué conversación tan interesante! ¿Te has dado cuenta de que estamos filosofando? Se lo preguntaremos el lunes a la maestra.

La gente tiene un mal concepto de la libertad y de la filosofía. No se dan cuenta de que filosofar es reflexionar sobre los temas importantes de la vida. Sobre qué son las cosas. De cómo hemos de utilizarlas para que nos perfeccionen. Exactamente. Te recomiendo un libro que leí recientemente: “El libro de Sofía”. Te divertirás un montón y aprenderás mucho.

 

 

 

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top