EL SICAD 2 CONTRA LA GUARIMBA

 

Thays Peñalver

Thays Peñalver

Thays Peñalver

 

Nuestros ministros de economía, revolucionarios, antiimperialistas y soberanistas mismos, solo hablan de cuantos dólares han invertido en su pueblo y sobre todo, de muchos miles de millones de dólares para que se fundan en el imaginario colectivo. Por eso la “inversión social en el gobierno de Chávez supera los 500 mil millones de dólares” es la expresión favorita desde Giordani hasta Ramírez para expresar inequívocamente la preocupación por los pobres. Pero la retórica cuenta claro está, con que los chavistas no usen calculadora,  porque si se hiciera un cálculo de pulpero ¿500 mil entre el número de habitantes? Como 18 lucas verdes, ¿18 mil entre 13 años? Como 1.200 dólares al año. ¿Luca y media entre 12 meses? Mmmm, como 114 dólares mensuales de inversión. ¿114 entre 30 días? Como 4 dólares diarios y para colmo los cambiaron desde 1,12 bolos, hasta a 6,30 bolos que es lo que recibieron los pobres, que jamás vieron un dólar. Si un chavista les sacara las cuentas, entendería que con esa cantidad de bolos, no le da ni para una arepa socialista y un jugo, mucho menos para sacarlos de la pobreza o ser una potencia.

 

Maleta antontini dolaresDe hecho se me ocurren titulares mucho más realistas como: “Desde el 2005 el gobierno mensualmente invirtió en cada venezolano, un poco más que su bono de transporte” o “la inversión social mensual en cada chavista es equivalente al 15% de un sueldo mínimo y con eso lograron sacar al 80% de la población, de la pobreza”.

 

Pero la verdad cruda, es que este gobierno fue el que más hizo por los nuevos ricos porque así siempre nos lo han explicado cuando nos aclaran que: “hasta 2003 se han fugado más de $35 millardos” (Chávez 2003) y que “desde el 2004 se fugaron $215 millardos” (Maduro 2013). Así de sencillo fue la cosa, mientras al pobre le invirtieron diariamente el costo de una arepa socialista y un jugo, la mitad de esos 500 millardos de dólares se fugaron al exterior y para colmo de males, mientras las ensambladoras están paralizadas, las líneas aéreas amenazan con marcharse y con ellas todo el turismo, desde el BCV nos aclaran que solo el último año: “20 mil millones de dólares correspondieron a una especie de demanda artificial no asociada a actividades de producción” y Giordani nos aclaró que: “¿por qué creen ustedes que se eliminó el Sitme (Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera)?”, “(porque) “más de 25 mil millones de dólares se fueron y ahora están pensando en un sistema alternativo al Sitme a ver si les siguen llegando los reales” (Correo Orinoco 2013), palabras más o menos mientras al sector productivo le deben todo, ese dinero se lo liquidaron a otros, que se lo llevaron.

 

Y así, en el medio de todas estas aclaratorias nos llega Sicad 2, una genial superproducción de Pdvsa que parte de cuatro premisas básicas. La primera es que los 250 millardos fugados vuelvan a Venezuela en el medio de una verdadera intifada criolla, para tratar de darle oxígeno a la revolución, por lo que el sector privado deberá devolver un mínimo de 10 millardos de dólares a la economía y que solo cuando sea necesario el gobierno actuaría para eliminar distorsiones. La tercera, la más ingenua de todas, es que el gobierno va a intentar manipular los precios cada media hora, como suponía que ocurría en 2009 porque si ellos creen que así se hacía, lógicamente ellos pueden hacerlo también.

 

Giordani-Merentes-RamirezSin embargo, la 4ta premisa sí funciona de verdad, verdaíta. Porque ya el ministro dijo que “Venezuela tiene los dólares suficientes” y bastó con eso para que buena parte del imaginario colectivo abandonara la guarimba para irse a Disney a gastar esos “dólares suficientes”, aunque estos no existen como también nos explicó clara y perfectamente el ministro. Pues el presupuesto de divisas son 30 mil para Cadivi y 12.900 para Sicad I (Correo del Orinoco) y lo que queda sencillamente son los que necesitan para importar directamente, pagar las cuentas en dólares y sobre todo pagar la inmensa deuda externa.

 

Pero como ocurre con el imaginario colectivo del pueblo, a la clase media y empresarial le ocurre lo mismo con los Washingtons de la permuta cuando los titulares más realistas deberían ser: “El gobierno disminuyó un 25% el presupuesto de divisas de importaciones de bienes y servicios con respecto al 2013” o “eliminó el 36% de las empresas del acceso al dólar preferencial” o “no va a permitir más fuga de divisas con las reformas” que es lo que en verdad explicaron y es usted y nadie más que usted, el que debe traer sus dólares para permutarlos.

 

Pero, cosa más sería aquello del imaginario colectivo que no entiende que esto es una revolución y que en toda revolución, manda el mercado negro. Que lo único que creció en la URSS, en China y en Cuba fue el mercado negro. Que coyunturalmente el mercado negro baja por la expectativa, pero que después se disparara como en la URSS y China, sobre todo cuando la gente sé de cuenta que la revolución, hoy necesita de los dólares privados para sobrevivir.

 

tpenalver@me.com
@thayspenalver

 

 

Artículos relacionados

Top