CASTROCAPITALISMO

Américo Martín

Américo Martín

DESDE LA CIMA DEL ÁVILA
Américo Martín
amermart@yahoo.com
@AmericoMartin 

 

Claro que al final de este artículo volveré a incursionar en la tragedia venezolana, no para hacer el recuento del desastre, tarea que han abordado con seriedad y coraje ejemplares organizaciones de la sociedad civil como las conducidas por Alfredo Romero y Gonzalo Himiob,  Roberto Briceño León, Rocío San Miguel y otros condotieros de los Derechos Humanos.

Me pregunto y le pregunto a mis lectores lo que está ya en la cabeza de todo el mundo: ¿adónde va Venezuela? ¿Qué decir del modelo de socialismo impuesto por Chávez y agravado por sus sucesores? ¿Evitará un diálogo el peligro de una salida (falsa salida, diría) basada en las armas de fuego?

che-guevara-earbuds-nike-mickey-mouse-hatHay una coincidencia universal acerca del lamentable destino de Venezuela si permaneciera atada al diabólico modelo que la ha llevado al desastre. Si no imprime un profundo viraje a su gestión, Maduro tendrá el extraño privilegio de ponerle el último clavo al ataúd. La decisión acerca de un cambio de tanta magnitud puede en teoría partir del propio gobierno, de fuerzas que se lo impongan contra su voluntad o de un diálogo muy serio, profundo, sincero y sin pueriles trampas. Dejar las cosas como están equivale a hundirse sin remedio.

Es el fondo de la crisis político-social que mantiene a todos –aquí y en el extranjero- en la más angustiada expectativa. El modelo fracasó, se está hundiendo, no puede sostenerse. Los indicadores son alarmantes e inocultables. Poco a poco el gobierno se ha sentido obligado a admitirlo, así sea parcialmente. Ha reconocido que no puede estabilizar el país y en consecuencia apela a UNASUR. Ha reconocido que el control de precios es devastador para la inversión y el empleo. Ha reconocido que no puede seguir estatizando empresas, invadiendo fincas productivas, inventando fórmulas fallidas para fomentar el socialismo o el estado comunal. Ha reconocido que necesita dialogar con los empresarios para animarlos a que no se sigan retirando y lo ayuden a mejorar la eficiencia productiva. Ha reconocido que no puede con la criminalidad rampante, para lo cual quisiera entenderse con alcaldes y gobernadores de la oposición. Ha reconocido que la aguda crisis política, que amenaza con barrer todo, le impone dialogar con la disidencia. Ha reconocido que debe bajar el tono violento, grosero, soez y escarnecedor. Y ha reconocido que los “colectivos” fascistas no pueden seguir siendo exhibidos como los ejes revolucionarios, cual lo preconizó cuando pidió que no fueran satanizados e hizo ver que eran hermanitas de la caridad cuya misión es ayudar a las ancianas a cruzar la calle.

Son reconocimientos –digámoslo de una vez- a medias, que contradice a pocas horas de anunciarlos. Las altas autoridades militares juraron que no encarcelarían a un solo periodista más y he aquí que los sigue persiguiendo brutalmente para castigar su obligación de informar con objetividad y profesionalismo.

¿Es insincero el gobierno cuando insiste en el diálogo? No del todo. Percibo que siente el peso de su impotencia y ha descubierto que contra más de la mitad de los venezolanos (todas las encuestadoras serias aseguran que la oposición dejó atrás al gobierno, y suma y sigue) jamás frenaría la marcha inexorable hacia el abismo.

***

He escrito tres libros sobre la suerte de la revolución cubana. El tiempo ha confirmado la tendencia que muestro en esas obras. Cuba acumula decisiones que la han disparado por la vía del sedicente socialismo de mercado, disparate semántico que oculta la verdad, la verdad de su reconciliación con el capitalismo, bastante salvaje por cierto, aunque conserve el nombre de socialismo en el frontispicio y el poder político en las férreas manos del partido comunista.

No abundaré en el significado de las medidas aplicadas por el régimen de Raúl Castro sobre todo desde la imposición de su reforma en el VI Congreso del partido celebrado en abril de 2012. Baste con mencionar el alcance de la reforma migratoria, un guiño al exilio cubano en EEUU, al cual ahora se le invita a invertir en su país (ya no serán gusanos sino patriotas que contribuyen al progreso económico) Luego las muchas concesiones a los trabajadores cuentapropistas, incluido el acceso al financiamiento bancario. Agréguese la diversificación del comercio exterior embriagada de capitalismo, con Brasil, China y Rusia: un sostén financiero si llegara a su fin –como han comenzado a creer- el delicioso modelo chavista. Y la Zona Especial de Mariel, emporio de inversionistas del mundo. Recibirán facilidades ciertamente incomparables.  Y en fin, la Ley de inversiones, que enviará el socialismo cubano, Fidel incluido, a un museo de antigüedades junto a la rueca, el secante y la máquina de escribir.

¿Por qué el chavo-madurismo, que imita a Cuba hasta en la forma de hablar, no intenta conciliar la reforma de Raúl con la libertad política? Maduro quizá quiera pero no sabe. Para no ser suplantado por sus rivales endurece el lenguaje al hablar de diálogo. Acrecienta dudas e irrita a los disidentes.

Arbitro escogido por ambas partes, libertad de presos, cese de la represión y desarme de paramilitares. Son requisitos lógicos de un diálogo creíble. 

La oposición cree en la democracia y la paz, y no desea recibir un país en escombros si ocurriera una transición constitucional. Ha propuesto el entendimiento entre oposición y gobierno, o al menos entre quienes en ambas aceras confíen en el modelo democrático contenido en la Ley Fundamental de enero de 2000.

Difícil o no, es la salida, la única posible, para salvar a Venezuela y emprender su recuperación en el marco de la convivencia y la paz.

 

 

 

Artículos relacionados

Top