Al ébola no lo mata ni la muerte

24 Ebola cuarentena

El ébola ha estado presente en África en varias ocasiones desde su primer diagnóstico en los años 70.

Se propaga imparable por África causando fiebres intensas, vómitos y hemorragias que terminan en tragedia.

El ébola ha estado presente en África en varias ocasiones desde su primer diagnóstico en los años 70.

El ébola les comienza a matar sin que se den cuenta. Basta el contacto con una persona o animal infectado para que comience un proceso que, salvo unas pocas excepciones, termina en tragedia. El virus se desarrolla en silencio durante los primeros 20 días, y después comenzarán los mareos, los vómitos y, sobre todo, una fiebre intensa y hemorragias internas y externas. Incluso después de causar la muerte amenaza a quienes lloran el cadáver. Esta es la realidad de Guinea, el país africano más azotado desde hace unos días por una cepa muy violenta del ébola, que se acaba de propagar a Liberia y Sierra Leona, y que ya ha causado 83 muertes entre 127 afectados.

La tasa de letalidad del ébola puede llegar al 90% aunque, por ahora, la cepa Zaire que afecta al país mantiene la mortalidad en el 65%. No existe una vacuna contra ella y la única prevención posible consiste en concienciar a los guineanos de la importancia de adoptar medidas higiénicas y alimentarias que frenen el virus. Así lo explica a Gaceta.es el responsable de emergencias internacionales de Cruz Roja, Íñigo Vila, cuya asociación trabaja sobre el terreno a contrarreloj junto a la Organización Mundial de la Salud (OMS), Médicos Sin Fronteras y las autoridades sanitarias del país. “Aunque se trate de países subdesarrollados, se ha puesto en marcha una gran campaña de sensibilización y se está haciendo todo lo posible”, explica, a la vez que remarca que se trata de un “brote muy fuerte” que todavía no ha llegado a la categoría de epidemia.

El virus se propaga únicamente tras el contacto estrecho con la sangre, secreciones, órganos u otros líquidos corporales de personas y animales infectados. Esto convierte al ébola en una enfermedad más fácil de aislar que los virus transmitidos por el aire, pero en contra juegan los primeros 20 días de incubación y que, para cuando se quiere diagnosticar, la enfermedad ya es letal. “Los síntomas son muy genéricos y se pueden confundir”, asegura Vila, “y se tarda un tiempo en analizar las muestras en laboratorio para confirmar que se trata del ébola”. La conclusión: son pocos los casos confirmados, pero muchos los sospechosos.

24 Ebola virusEn consecuencia, Cruz Roja ha activado sus Unidades de Emergencia en Guinea, Liberia y Gambia y está reforzando la preparación de todo su voluntariado en la zona para llevar a cabo campañas de sensibilización en higiene y salud y formación para manejar e identificar los casos más sospechosos. También Médicos Sin Fronteras ha desplazado a Guinea a 60 trabajadores internacionales y 40 toneladas de material médico ante una situación que sí califica de “epidemia sin precedentes” con un alto riesgo para los países limítrofes con Guinea. “Además de médicos y enfermeros, se han desplazado antropólogos para ayudar en la gestión de los cadáveres”, explica una portavoz de la asociación, ya que –remarca- el alto riesgo de propagación del virus incluso después de matar a su portador impide a las comunidades africanas realizar las ceremonias de enterramiento de sus seres queridos.

Para Médicos Sin Fronteras es de vital importancia encontrar la causa primera de este mortífero brote de la cepa Zaire. Porque aunque el ébola se descubrió por primera vez en 1976, aún es difícil afirmar con seguridad cuál es su origen. “Puede ser la carne de primates o de murciélagos”, comenta el responsable de Cruz Roja, que aún así, se muestra dubitativo sobre el primer elemento que ha desencadenado este nuevo brote en África.

ebola-africaEl protocolo de actuación de las asociaciones que participan en la zona es siempre el mismo: se identifica a los posibles infectados por la enfermedad, se informa del caso y se procede a aislar a los pacientes en los hospitales, donde se les suministra antibióticos que en algunos casos resultan efectivos pero, en la mayoría de ellos, fracasan. “Se trata de una enfermedad viral y, por tanto, la tratamos con antibióticos, que pueden funcionar en algunos enfermos mientras que en otros no”, afirma Íñigo Vila. Después, la OMS y Médicos Sin Fronteras siguen el rastro de la enfermedad para recopilar datos sobre su origen que puedan servir para su futura erradicación. “Mata a 9 de cada 10 pacientes”, añaden desde Médicos Sin Fronteras para resaltar la “preocupante” situación.

A pesar de todo, Europa no debe ser “alarmista”. “Es muy complicado que el ébola entre a España a través de la inmigración”, dicen en Cruz Roja, que confían en que la cooperación en el país acabe frenando esta cepa mortal. Médicos Sin Fronteras también coincide: a pesar de que el virus ya ha llegado a la capital de Guinea, Conakry, no se contempla que pueda salir del país y por ahora no se ha activado ningún plan de protección para Europa.

“La gente no ha experimentado nada como esto antes, ni en Guinea ni el resto de la región del África Occidental”, añade el doctor Facely Diawara, responsable del Departamento de Salud de la Cruz Roja de Guinea. “El hecho es que el ébola es una nueva enfermedad en esta región y, dada su alta capacidad de infección y contagio, contribuye al miedo y al estigma sobre este virus y las personas afectadas”, concluye. 

Tomado de LaGaceta.es

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top