Real Madrid y el Atlético en una final apasionante

RealMadrid-vs-AtleticoMadrid-Head-to-head

Sin embargo los dos equipos llegan a Lisboa machacados por la Liga Española, con varios jugadores lesionados.

 

Amalio Moratalla

No hay nada más apasionante que una final entre dos equipos de los nuestros, que además son de la misma ciudad, rivales eternos y que nunca antes en la historia se han enfrentado en esta situación. A priori, no se puede pedir más. Un partidazo para las dos parroquias y para todas las aficiones del fútbol español. Con ingredientes lo suficientemente atractivos como para relamerse.

El Atlético acaba de proclamarse brillante campeón de Liga después de diez años de reparto de botín entre azulgranas y blancos, dando un repaso de humildad, compromiso y fútbol a los dos imperios futbolísticos de la liga bipolar. En el Camp Nou supo sufrir y remontar un partido que valía la Liga. Simeone y sus muchachos plantaron cara y algo más. Convencieron y se llevaron el aplauso de una educada y deportiva afición azulgrana, que reconoció la superioridad atlética.

El Madrid, por su parte, ha terminado la Liga desfondado. Quizá se puso en pantalla demasiado pronto la final de la Champions y se dejó llevar. Absurdo después de la exhibición de Múnich, pero así ha sido. Al final, tercero y con malas vibraciones.

Pero la final de la Champions es otra cosa. Todo empieza de cero, sobre todo en lo anímico, porque en lo físico, lo que está acumulado en las piernas de los jugadores, no se borra de un plumazo. Ni con una charla más o menos brillante de Ancelotti o Simeone. Está ahí y estoy seguro de que lo van a pagar unos y otros.

En este sentido, los técnicos tienen más trabajo que nunca. También los fisios y los médicos. Y hay que distinguir entre el cansancio y los tocados-lesionados. Ahí sí que no me gusta nada el panorama. De hoy al sábado habrá mil cambios, pero es público y notorio que Diego Costa lo tiene muy, muy difícil y que Arda sufre una fuerte contusión. Dos piezas clave para Simeone, sobre todo el delantero, que ha sido la revelación de la temporada.

En el lado de los blancos, Cristiano, Pepe y Benzema. ¡Casi nada! ¿Tocados? ¿Lesionados? ¿En fase de recuperación? Parece que el que más preocupa es Pepe, pero no deja de ser una incertidumbre grande en vísperas del partido más grande del año.

Más que nunca los entrenadores van a tener la palabra. Pero no me gusta cómo llegan de machacados físicamente los dos equipos a Lisboa. Así están las cosas, por lo que la partida de ajedrez entre el italiano y el argentino será, más que nunca, la clave de la final. ¿Quién esperará su turno y quién saldrá de titular? Ese va a ser el reto y la responsabilidad de los técnicos… Sería bueno no ver a Cristiano o a Diego Costa tener que dejar el partido en los primeros minutos tocándose la zona afectada.

¡Suerte para todos y demos un ejemplo de juego, deportividad y señorío! Nos mira el mundo entero.

Sígueme en twitter:
@amaliomoratalla

 

 

Artículos relacionados

Top