A MADURO NO LE GUSTA

chataingLas cárceles se están llenando de dirigentes que son difamados en cadena y luego son encadenados.

 

A Nicolás Maduro le molestó que Luis Chataing denunciara que la salida del aire de su programa en Televen estaba relacionado a las presiones que ejerce el Gobierno en contra de los medios independientes y sobre todo contra aquellos programas que desnudan las mentiras del régimen, como en este caso.

 

En su último programa, quizás la gota que derramó el vaso, Chataing ridiculizó las pruebas presentadas por Jorge Rodríguez sobre el presunto “magnicidio” con correos y suposiciones que, más que sorprender a nadie, han sido motivo de mofa para cualquier venezolano medianamente inteligente.

 

Tanto le molestó que imaginó situaciones como que Chataing “casi se llevaron de las manos” con directivos del canal, sin presentar, como siempre, ninguna evidencia o testimonio que corroborara su versión.

 

Mentir sin rubor es una práctica heredada de su mentor y si hay algo en lo que coincide toda la cúpula que gobierna es en hacer acusaciones sin pruebas y con descaro. Lo peligroso de ello es que las cárceles se están llenando de dirigentes, alcaldes, gobernadores y estudiantes, que primero son difamados en cadena y luego son encadenados.

 

Pero lo que más molestó a Maduro es que una dirigente de su partido, Vanessa Davies, emitiera una opinión solidaria con Chataing. Y no es para menos, en una situación de quiebra económica y crisis social que el Gobierno quiere tapar a toda costa.

 

El que una dirigente del partido hable de libertad de expresión, y señale que es una nueva ventana que se cierra, es una afrenta imperdonable. Es un episodio que ocurre en un contexto donde grupos económicos afectos al Gobierno han comprado medios de comunicación que han ingresado al club de la censura.

 

En efecto Vanessa dijo: “podemos pensar distinto, tener distintos puntos de vista sobre el acontecer nacional pero defendemos la posibilidad de que cada persona pueda ver lo que quiera y tomar su propia decisión”.

 

Hay que recordar que esta periodista del chavismo ya había tenido problemas en VTV por ciertas preguntas incómodas, no aceptables en socialismo. Pero quizás tampoco le perdonen que fuera una de las más votadas en las elecciones internas del PSUV en 2008 por encima de Nicolás Maduro y Cilia Flores, en un proceso en donde Diosdado Cabello, poder detrás del trono, no logró entrar en la directiva del PSUV por el voto de las bases.

 

Chataing reconoció públicamente la solidaridad de Davies y ciertamente es noticia que un dirigente del partido oficial exprese públicamente una postura democrática en tiempos tan oscuros para el periodismo y la libertad de expresión.

 

 

 

Artículos relacionados

Top