Colapso 3.0

Recordemos que los que hoy mandan son cuadros “jóvenes” formados en el comunismo… 

Venezuela cual tren sin frenos y sin maquinista, se dirige al abismo del caos general en la búsqueda del mar de la felicidad de Cuba. Todo ser pensante sabe que lo que viene es hambre y sangre y que lo que hemos vivido hasta ahora, por más tremendo que parezca, no es nada comparado con lo que se cierne sobre la patria de Bolívar.

Cuando se habla de colapso, se tiene la creencia que será una catástrofe que incluirá al régimen y sus actores, craso error, ese desastre será solo para los que no estén en la “pomada”. Los boliburgueses, bolichicos y enchufados seguirán pegados a la ubre del erario nacional hasta que no quede nada y se declare el “default” y venga el “corralito”. Recordemos que los que hoy mandan son cuadros “jóvenes” formados en el comunismo y que por ahora, se valen de los corruptos para ganar más poder dentro del régimen y que para ellos la revolución cultural china, el genocidio de Cambodia, la tiranía de los Castro y las penurias de Corea del Norte son ejemplos a seguir.

La mafia depredadora ya se despojó de todo vestigio de humanidad y según sus propios pronósticos, la verdadera revolución está apenas por comenzar. Yo no soy optimista o pesimista, soy fatalista, pues cuando la muerte de tu país te mira en la cara, lo honesto es gritarlo a ver si alguien está escuchando. Debemos decirlo, aunque no nos guste, solo una dictadura de derecha podrá contra esta dictadura de izquierda. Y como eso no va a ocurrir, la solución le tocará a otra generación. Mientras tanto la hemorragia de cerebros continúa con cerca de 2 millones de venezolanos que se han ido o están en trámites. Y los chavistas felices porque así la mediocridad será la norma y sin competencia. ¡Será!

 

 

 

 

Artículos relacionados

Top