Represión primero, paquetazo después

Luis José Semprúm 

En un encuentro con inversionistas en Londres, el vicepresidente para el área económica, Rafael Ramírez, confesó que “Venezuela necesita converger a un nuevo sistema cambiario en el corto plazo” (http://tinyurl.com/nkvczoz). En otras palabras, pronto sufriremos otra maxidevaluación de la moneda, lo cual ocasionará una inflación acumulada para fin de año que podría llegar al 100%. A esta medida habría que sumarle lo que Ramírez ya había dicho, respecto a que debe aumentarse el precio de la gasolina.

Ahora se entiende porqué el Gobierno ha estado reprimiendo ferozmente a los estudiantes y a ciertos dirigentes políticos de oposición: necesitaba acabar con toda forma de disidencia, para así poder aplicar sin resistencia un paquetazo al peor estilo del Fondo Monetario Internacional. Prueba de que el paquetazo está en marcha es la decisión de apartar a Jorge Giordani de los directorios de Pdvsa y del Banco Central.

El Gobierno piensa que modificando sus políticas para estabilizar la economía, podrá mantenerse en el poder, pero es muy tarde. Son demasiados problemas los que debe enfrentar y todos ellos son insolubles en el corto plazo.

Luego de años de acosar al sector privado y de acabar con la producción nacional, no es posible reactivar el campo y la industria para neutralizar a tiempo el desabastecimiento de alimentos y de otros productos de primera necesidad. Tampoco es posible acceder a las divisas que requiere el país, porque las deudas son gigantescas y una debilitada Pdvsa no está en capacidad de incrementar la exportación de crudo, al contrario, cada vez importa más productos refinados de los Estados Unidos.

Lo mismo puede decirse de la inseguridad, los apagones, la falta de agua, la escasez de repuestos y de medicinas, y el desplome de la infraestructura; son males que solo pueden solucionarse a largo plazo, luego de un cambio absoluto de políticas públicas, que incluye romper con la visión cubana, lo cual es poco factible.

En resumen: la represión no salvará al Gobierno, solo sirvió para quitarse la careta democrática y hundirse en el fango de las violaciones a los derechos humanos.

 

 

 
Luis José SemprúmLuis José Semprúm

Artículos relacionados

Top