UNIDAD

19 Unidad Venezuela

 

 

El deterioro del país es tan devastador que no puede alegrar a nadie. Entre el imparable proceso de militarización –caricatura en la que encarnó la prometida revolución- a costa de cualquier noción de democracia, y el asalto demoníaco de males inmerecidos, Venezuela adolece perversidades que castigan a todos. La tragedia se refleja en las ojeras que circundan la mirada cada vez más triste del presidente Maduro, en la desolada declaración de Diosdado afirmando que de irse del partido lo haría en silencio, y en el recrudecimiento de los ataques internos que sacuden la fortaleza gubernamental. El confuso panorama hierve en el clamor crepitante en hospitales, centros educativos, empresas, sindicatos y lugares de trabajo, barrios y poblados castigados por plagas que no perdonan a nadie.

La situación de Venezuela está siendo desvestida por mentes lúcidas como –tomo al azar- el doctor José Manuel Olivares, haciendo la síntesis dramática de los problemas de la salud, o economistas y profesionales que ofrecen impresionantes diagnósticos sobre temas económicos, internacionales y políticos, o dirigentes sindicales que no aguantan más la decadencia de Guayana (el antiguo Pittsburgh, alguna vez prometido con probidad por Rómulo Betancourt), los abnegados luchadores en barrios y poblados, las nuevas generaciones estudiantiles, los padres y maestros agrupados contra la amenazada educación, los atormentados empresarios del país que casi no hallan como mantenerse en actividad, los dirigentes de la MUD y los grupos políticos que no están en ella, mientras se multiplican duras críticas en el seno mismo del partido de gobierno.

 

II

 

Si no hay alma ilesa en tan crudo momento, podría decirse que por sobre divergencias, sospechas, suspicacias, ambiciones legítimas e incluso odios personales, la gran causa es, por su contenido, la democracia o sistema de convivencia civilizada de todas las corrientes del pensamiento, y por su forma, la unidad nacional sin exclusiones aunque sean inevitables por supuesto las autoexclusiones. Al fin y al cabo a nadie puede rogársele que se sobreponga a particularismos y se una a una auténtica gran causa nacional.

Las causas de este tipo no son frecuentes y tampoco se inventan. Nacen de realidades objetivas como las que descarnadamente se aprecian hoy en Venezuela. Lo que en circunstancias como éstas lo que urge es encontrar salidas capaces de favorecer a todos, no importa dónde esté uno ubicado.

Simone de Beauvoir y Claude Lanzmant dieron una curiosa explicación sobre la frecuencia de las divisiones en la autodenominada izquierda cada vez que discutía sus problemas de identidad o de sustancia, a diferencia de las consecuencias menos dolorosas que prevalecían en lo que ellos llamaban “derecha”

Lo que pasa –dijeron- es que la izquierda pretende crear un nuevo mundo, un nuevo hombre, en cambio la derecha se limita a administrar lo que ya existe. Estando pues todo por inventarse, los desencuentros en aquella serían lo normal.

Siempre me pareció esa una interpretación ingeniosa, pero en realidad es un auto-consuelo para no admitir que los desenlaces cismáticos solo evidenciaban la inviabilidad de las fantasías que suelen enfrentar en sus debates. En el PSUV lo estamos viendo. En la imposibilidad de explicar el hondo fracaso del modelo socialista siglo XXI, se difuminan en vagas teorías o intercambio epítetos de traición e inconsecuencia. Los más simples pretenden que todo se debe a que el legado del gran caudillo ha sido abandonado. Por cierto, este socorrido alegato pasa por alto que ese legado está perfectamente resumido en la carta de ruptura presentado por Giordani. Si, como lo calificó Maduro, esa carta equivale a “traición”, en realidad el traidor sería su amado caudillo, autor del pensamiento expuesto por Giordani.

 

III

 

¿Cómo explicar entonces que la oposición –tan urgida de extender la unidad más allá de sus fronteras, de modo que abra cauce a la disidencia chavista- no sea capaz de unir lo que ya tiene?

Cuando uno escucha de un lado anunciar un “deslinde” o del otro decir que la Mesa es un emporio de vividores o de incautos, tiene que llegar a la conclusión de que no hay por ahora líderes idóneos para interpretar la gran causa de la unidad y mucho menos para encabezarla.

¿Deslinde de qué? ¿De contenidos? Las diferencias en la unidad democrática se dan por supuesto, precisamente por eso se va a la unidad, que en puridad significa tanto como decir:

–       Tú y yo pertenecemos a corrientes ideológicas distintas, pero como se levanta un gran obstáculo que se propone extinguir la democracia y con ella toda posibilidad de que podamos –tú y yo- discutir nuestras diferencias sin terminar en la cárcel, estamos obligados a unirnos para remover ese obstáculo, salvar la democracia y la pervivencia del pluralismo, suprema expresión de aquella.

¿O será deslinde acerca de cómo provocar el cambio?

Unos confían más en las elecciones, otros en la renuncia o la constituyente.

¿Y cuál es el problema? Si la renuncia –ahora acompañada por chavistas como Acosta Chirinos- fuera viable, en qué afectaría a quienes descansan en las elecciones? La renuncia presidencial las anticipa.

Son ambiciones enfrentadas, dicen otros. Perfecto, ¡que luchen por el liderazgo, eso sí, sin pisarse la manguera! ¡Es la fuerza del pluralismo democrático! ¡Es la desgracia del pensamiento único!

En un país que no quiere agonizar, las mayorías han de unirse para salvarse. Así fueron las emancipaciones hispanoamericana y norteamericana, las revoluciones francesas, la Ilustración. Los leones irían al frente, quizá varias hienas los siguieran atrás, pero si antes de la batalla Bolívar y Washington se hubieran consagrado a seleccionar puros comprobados y sospechosos presuntos, todavía seríamos de la Madre Patria.

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top