¡QUE TRAIGAN A SHAKIRA!

Shakira colage

“Un periodista tiene que ser el vocero de la verdad, de los problemas de la gente, tiene que reflejar en el texto o la grabación la verdad”… “Tengo la esperanza de que todo puede cambiar. La historia no ha terminado.” Ramón José Velásquez Mujica (1916 – 2014) político, jurista, académico, periodista e historiador venezolano, Presidente de la República electo por el congreso para el período 1993-1994. 

Esa gente de la FIFA son unos genios para resolver problemas mayores y menores y obtener una fiesta mundial productiva, plena de felicidad y por supuesto, de dólares. A ellos y no a María son a los que tenemos que llamar para que den un consejito a esta trulla de ineptos que durante 15 años han estafado al país con una fantasía de revolución, mientras los petrodólares de los venezolanos se evaporan en corrupción y mal gobierno.

Si Luis Suárez se las dio de ratón y mordió a otro jugador, le impusieron un castigo con multa ejemplar, una sanción que les quitó las ganas a todos los jugadores faltones. Desde que Uruguay fue castigada, los subsiguientes partidos han parecido juegos de damas, para prevenir sanciones. Eso se llama castigo, porque la impunidad es la madre de todas faltas.

Que Dilma Roussef no iba a terminar los estadios, que quería arrugar ante las protestas que le quitaban votos, pues vino la FIFA y le dijo usted se comprometió y ahora cumple, es su obligación. Los desórdenes y la seguridad son su problema y usted los resuelve o Brasil jamás será tomada en cuenta para ningún otro evento. Y se acabó el cuento. La Roussef guapeó, perdió votos, aguantó pitas, pero montó su Mundial contra todo pronóstico. Eso se llama asumir responsabilidades y cumplir obligaciones.

¿Qué Jennifer López puso la torta? ¿Qué la canción rapera del mundial no gustó? ¿Qué la inauguración fue un fracaso? Pues chao con la López, la FIFA traerá a Shakira con su Lalala para cerrar el Mundial con broche de oro. Eso se llama corregir las fallas y reconocer errores con honestidad.

Y así debe funcionar todo, con exigencias de calidad, responsabilidad, con penas y castigos para los que incumplen. Y quitar lo que no sirve, buscar sustituir la ineficiencia, perseguir la excelencia. Solo así tiene éxito una organización, un país, una sociedad.

A los venezolanos nos ha estafado un grupo que desde el gobierno ha abusado del dinero y el poder. Como ya la mayoría descubrió el patuque que se traen, los involucrados empiezan a saltar del barco cual ratas peludas. La crisis en que se encuentra Venezuela ha obligado a los chavistas (porque maduristas casi no hay) a reconocer que “tal vez” se equivocaron y a hacer lo que les encanta: echarle la culpa a otros. Como no les dio resultado echar la culpa al empresariado y a la burguesía del desastre económico que viven los venezolanos, entonces sacaron a Giordani de chivo expiatorio. Que sí es verdad, tiene la culpa porque ha sido el jefe de la economía nacional durante 15 años, e inventó todos los disparates que han quebrado al país. Pero no ha sido él solo, hay cómplices que ahora se deslindan diciendo “él fue” y haciéndose los musiues.

Por supuesto que la caída de “El Monje” Giordani, hombre de quien el finado decía era la mata de la honestidad -lo cual no lo exime de culpas-, tiene dolientes. Y son sus compañeros de gabinete y de aventuras, los ministros del finado, los que durante años se han sentido dueños del país y de repente encuentran que su padrino está muerto (no sembrado, MUERTO) y que no puede interceder por ellos, que van a terminar pagando el pato, acusados por los actuales grupos que se disputan el poder.

Y esto es lo que se llama la rebelión de los cochinos en la granja: cada uno defendiendo su pozo de m… porque no quieren que ningún otro cerdo se revuelque en él. Ahora la señora Osorio, ex ministra y fanática radical del chavismo, defiende a Giordani. Héctor Navarro, quien pasó por varios ministerios, defiende la lealtad del ex gurú de las finanzas hacia la revolución. Hasta a Freddy Bernal le pudimos entender en sus balbuceos que hacía un mea culpa porque no habían sabido gerenciar las empresas expropiadas.

Diosdado, que es tan inteligente como maluco, adivina la avalancha, oye la estampida: los funcionarios del finado quieren deslindarse de la gestión actual y rechazan tener la culpa de la situación. Entonces Ojitos Lindos lanza la amenaza del fin de los tiempos: “¿Qué es más importante? ¿La autocrítica o la lealtad?”. O sea, todo en la misma balanza, aguacates con chancletas.

Pero digan lo que digan, el dedo de la justicia popular los sabe muy culpables de la ruina de PDVSA, del abandono del sistema eléctrico, de la pudrición de las aguas, de la asociación con delincuentes, del colapso de la infraestructura nacional, del desabastecimiento por expropiaciones y castigos al sector productivo, de la destrucción de las instituciones, de la violación de los derechos humanos de estudiantes y protestantes, de muertes indignantes y torturas, de presos políticos y exiliados.

Como no les dio resultado para disimular esto la tragicomedia del magnicidio, ni tampoco nadie les creyó lo del golpe de estado, ahora buscan culpables en sus filas para lanzarlos a los leones. Pero ya vemos que éstos están dispuestos a echar al pajón a sus ex camaradas, pero no van a asumir solos la culpa de la ruina del país. Diosdado lo sabe y trata de callar a todos, de echar el manto de silencio sin importar la impunidad. Total, así han vivido 15 años y creen que pueden seguir haciéndolo.

La contralora, encargada desde el 2011, ya que la Asamblea Nacional no ha querido nombrar nuevo Contralor porque ésta era de total confianza, también está hablando. Su pellejito le duele, como a muchos otros a quienes veremos gritando dentro de poco: ¡Que traigan a Shakira!

 

 

 

 

Artículos relacionados

Top