¿”Cívico-militar” o “militar-cívico”?

El desfile se realizaba no en honor de la patria cumpleañera sino del “Comandante Eterno”

 

Quien esto escribe solía presenciar por televisión desde hace décadas -más que las gratas para recordar- y muchas veces asistimos con los hijos a los desfiles militares del día de la Independencia concebidos como un festival patriótico, de talante cívico además de un grato espectáculo marcial y una congregación ciudadana, allá en Los Próceres, exenta de contenido político-partidista y más bien promotora de valores democráticos exaltadores del orgullo nacional y de metas consensuadas dentro de reglas de juego normales.

 

Todo aquello poco a poco se ha ido esfumando en estos últimos años hasta este 2014 en que el asunto se ha vuelto no solamente inconstitucional -o mejor dicho anticonstitucional- lo cual sería un “detalle menor” para el gran público, sino que ha devenido en una demostración degradante de la exaltación de valores -y prácticas carnavalescas- que nada tienen que ver con nuestra historia ni nuestro gentilicio.

 

El día anterior al desfile central -o sea el 4 de julio- se escenificó en el Cuartel de la Montaña (sede del comando del derrotado golpe del 4 de febrero) el acto de ascenso de oficiales superiores precedido y concluido por un pequeño desfile el cual estuvo comandado por un general (nos dicen que se llama Eldan Rafael Domínguez) cuyo uniforme recargado de medallas y cordones además de unas polainas rojas sugería un historial de batallas que rivalizarían con las glorias de Alejandro Magno, Gengis Khan, Napoleón o McArthur. El evento pudiera calificarse de casi cómico a no ser porque en el curso del mismo el condecorado general y el Presidente de la República proclamaron varias veces que la FAN es chavista lo cual automáticamente convierte al brazo armado de la República en instrumento de una mitad del país en lugar de la representación del todo, particularmente porque también se insistió hasta el hastío acerca de una tal alianza cívico-militar (en la que va predominando más lo militar que lo cívico) la cual no se encuentra consagrada en ninguna disposición legal sino mas bien expresamente prohibida por la Constitución. (El show se puede ver en Youtube https://www.youtube.com/watch?v=XTPKD9_HzdQ).

 

Al día siguiente, el de la Independencia, nos fue anunciado que el desfile se realizaba no en honor de la patria cumpleañera sino del “Comandante Eterno” resaltándose una vez más la tal unión cívico-militar con tan terca repetición que para mentes suspicaces más bien lucía como un “tatequieto” a los uniformados complaciéndolos otro poco más para el aseguramiento de la gobernabilidad que no cabe duda está amenazada y deteriorada por los múltiples factores que no precisamos repetir aquí.

 

Las consignas partidistas cantadas y proferidas a su paso por las unidades de comandos y de paracaidistas dejaron bien claro que esos efectivos son la guardia pretoriana del régimen y no la fuerza de defensa de la patria tal como se encargó de dejarlo muy claro el multisoleado general Padrino López en su inadecuado discurso de orden ante un parlamento que es civil aunque no siempre muy civilizado.

 

¡A esto hemos llegado y ellos creen que se la están comiendo!

 

 
Adolfo P. SalgueiroAdolfo P. Salgueiro
Top