Muerto el rey

El embalsamamiento no permite que se haga una verdadera autopsia

 

Según versión oficial, Chávez muere el 5 de marzo 2013, luego de haber sido traído al país desde Cuba, el 18 de febrero. Días antes se divulgó una foto sonriente con sus dos hijas y leyendo un periódico, VTV entrevista a una “enfermera” que declara que lo vio entrar saludando y caminando al Hospital Militar. Luego una urna hace un recorrido de varias horas hasta la Academia Militar adonde se llevan a cabo las exequias.

 

Ahora bien, cuando fallece un jefe de Estado, lo lógico es que se efectúe una exhaustiva investigación, no por razones mórbidas, sino porque la verdad en tales casos es una razón de Estado. Si esto no se hizo, ¿cómo sabemos si no fue asesinado? ¿Si hubo mala praxis? Lo único cierto es que los detalles de su muerte son secretos de Estado, ¡insólito!

 

Las presidentas Dilma Rousseff y Cristina Kirchner se apersonaron en el país y luego se retiraron, cuando sus servicios de inteligencia les informaron de una situación irregular con el cuerpo, en el sótano de la academia. ¡Luego aparece embalsamado! ¿Cuándo y en qué sitio?

 

Todo esto y muchas otras interrogantes lo que hacen es propiciar las teorías conspirativas; el embalsamamiento no permite que se haga eventualmente una verdadera autopsia, los únicos partes médicos fueron piezas de propaganda y para finalizar, Maduro otorga al grupo médico cubano la más alta condecoración civil venezolana. O sea, ¡se les premia porque el paciente falleció!

 

Todo esto apunta a una grave falla moral del chavismo, nadie quiere saber qué realmente pasó con su “amado” líder, lo único que les ha interesado es seguir con la “fiesta” de los boliburgueses, bolichicos y enchufados. En otras palabras, todo ha sido tremendo show organizado por los hermanitos Castro y ejecutado por sus obedientes discípulos locales. ¡¡Será!!

 

 

 

Artículos relacionados

Top