OBRAS DE ARTE DESAPARECIDAS

odalisca0001Según informó  la Agencia Venezolana de Noticias, AVN, “el gobierno echó manos a las leyes para recuperar el cuadro La Odalisca con pantalón rojo”, desaparecido del Museo de Arte Contemporáneo, a pesar  de que sus diligencias fueron pocas para lograr que el cuadro regresara al país.

“Resulta asombroso ver cómo la Fiscalía General de la República y la Cancillería venezolana celebran, como un logro propio del gobierno revolucionario, la recuperación de este patrimonio de los venezolanos cuando, durante los doce años que han transcurrido desde la denuncia de la desaparición de la obra de Henri Matisse hasta el lunes 7 de julio guardaron absoluto silencio y demostraron indiferencia y falta de voluntad política”, .

La afirmación es de la periodista Marielena Balbi, autora del libro El rapto de la Odalisca (editorial Aguilar, 2009) quien entrevistada por  la página Prodavinci, dijo que la recuperación de la obra es un logro exclusivo del FBI y del agente Robert Giczy  quienes lograron que el sistema judicial de Estados Unidos detuviera   al cubano Marcuello Guzmán y a la mexicana María Ornelas Lazo, cuando intentaban vender la obra a  unos agentes encubiertos en un hotel de Miami.

La pareja delictiva recibió condenas por 33 y 21 meses de prisión, respectivamente, por vender arte robado. Pero en el juicio no se hace ninguna referencia a que, en la recuperación del cuadro, hayan participado autoridades o funcionarios del gobierno venezolano de acuerdo con la declaración de Marielena Balbi quien considera el caso engrosa más la impunidad que existe en Venezuela.  

En 2010, el Ministerio de Cultura publicó, en Gaceta Oficial, una providencia donde solicitaba tomar medidas para establecer responsabilidades administrativas. Como no  se hicieron las averiguaciones y no hubo detenidos por el hurto, se presume que los implicados eran  gente del gobierno. En esos días fue nombrado también el comité  contra el Tráfico Ilícito de Obras de Arte  que, al parecer, nunca funcionó.

 

Impunidad cultural

 

Esa impunidad, que existe para los delitos de desaparición de bienes culturales, es lo que ha permitido que, desde el 2007, se desconozca el destino de más de mil obras de Arte  propiedad del Ateneo de Valencia invadido por órdenes directas del entonces gobernador Luis Felipe Acosta Carles.

 

Las obras, propiedad de una asociación civil sin fines de lucro, estaban clasificadas y conservadas en el Ateneo de Valencia, cuando el gobierno, sin ningún trámite legal, las confiscó y se las regaló a uno de esos organismos que engrosan la burocracia cultural.

 

Ante este atropello imperdonable a la ciudad de Valencia, las instituciones, los organismos judiciales, culturales y políticos han permanecido con una indiferencia asombrosa por lo cual esta ciudad se quedó sin  la colección de Arte Venezolano que fue seleccionada y premiada por personalidades que integraron, durante más de 60 años los jurados de admisión y calificación del Arte Venezolano.

 

Odalisca-1Esa no es  una colección cualquiera. No es el patrimonio de un diletante que compró obras para venderlas o exhibirlas sino la memoria del Arte Venezolano desde 1943, por lo cual si bien es un logro que se haya recuperado la Odalisca, de Matisse, es una obligación que, este inmenso patrimonio, se recupere  para el disfrute de todos los venezolanos.

 

Si la obra de Matisse cuesta tres millones de dólares, no exageramos afirmando que -en conjunto- las más de mil obras desaparecidas, valen mucho más porque fue el trabajo esmerado y diligente de generaciones que reunieron  un  patrimonio único del país.

 

En Valencia se desconocen las condiciones en que se encuentran las obras de esa colección, si están resguardadas o no, si están en Valencia o si se las llevaron a otra parte. El gobernador del estado Francisco Ameliach, a quien desde esta columna le hemos pedido que informe por qué este asunto se ha convertido en un misterio, no ha dado una respuesta.

 

Hay que tomar en cuenta que existen comentarios, no confirmados, de que hubo intentos de sacar algunas de las  obras para el tráfico ilícito en el mercado artístico. Nadie puede afirmar lo contrario, hasta tanto a una comisión de expertos se le permita el  acceso al Ateneo para comprobar lo que allí existe.

 

Nos cuentan que en el Ateneo, llamado ahora Museo de Valencia, se está presentando una magnífica exposición con obras de Reverón y otros grandes  de la Pintura Venezolana, por lo cual llama la atención que, habiendo espacios,  ¿por qué no incluyeron obras representativas de la colección a la cual nos hemos referido?

 

¿Cuál fue el criterio de los curadores para esa exclusión? ¿Será que consideran que lo que encontraron no tiene valor artístico? Sería bueno que la gente de la cultura en Valencia deje el silencio y defienda lo que le pertenece. “El miedo es natural en el prudente y, el saberlo vencer, es ser valiente”. Alonso de Ercilla y Zúñiga (1533-1594).

 

 

Tomado de su columna  dominical, Valencia hoy y mañana

 
Etiquetas , ,

Artículos relacionados

Top