¿Dólares para las comunas?

MERCURIALES 

En uno de los arrebatos de demagogia más desesperados que le hayamos visto, sin que le temblara la voz o se le notara un gesto de incertidumbre en el rostro, Nicolás anunció en cadena nacional desde Barquisimeto, la autorización para que las comunas accedan a dólares preferenciales.

Este anuncio, que dejó frío al sector productivo del país que sufre la escasez de verdes americanos desde que se instaló el control de divisas, se realizó a menos de 48 horas de iniciarse los comicios internos del PSUV, partido en donde todavía no están claras las definiciones para el III Congreso, y menos aún con la escuálida asistencia a las mesas que puso en evidencia que los 7.000.000 millones de militantes del PSUV no son tales, como afirmara en su cuenta de Twiter  el politólogo Nicmer Evans al contar apenas 38.000 votantes en Caracas.

El mensaje que quiere transmitir Maduro a lo interno del PSUV, es que la carta de Giordani que denuncia la pérdida de más de 20.000 millones de dólares adjudicados por CADIVI a supuestas empresas de maletín de gente cercana al alto gobierno, y ha desatado críticas en las diferentes tendencias del chavismo y por supuesto en los medios y en la vapuleada oposición, “no tiene la menor importancia”, como diría el recordado actor de cine mexicano Arturo de Córdoba en una de sus películas, que dólares hay para tirar pal techo, y que ahora le toca a la base, al pueblo organizado en comunas conocer el olor delicioso de la divisa norteamericana.

El reclamo de Chávez a la dirigencia chavista por el poco interés en fundar y desarrollar las comunas lo quiere resolver Maduro por la vía pragmática de otorgarles divisas preferenciales. Me imagino que Maduro le dirá a Cilia y a sus más cercanos colaboradores, más o menos parafraseando a un famoso general de la revolución mexicana, que no hay comuna que se resista a un cañonazo de un montón de dólares Sicad I, y en eso le concedo la razón porque por la plata baila el perro como dice el refrán, y si la oferta fuera para todos y todas, como les gusta dirigirse a los venezolanos, veríamos fundarse comunas hasta en La Lagunita y el Country Club.

Pero la demagogia no puede imponerse a la realidad en esta ocasión, sencillamente porque la gente que apoya a Maduro y el país entero saben, que los dólares para regalar se acabaron por el despilfarro, la corrupción y la regaladera, y que el sueño del estado comunal no puede descansar sobre una frágil promesa, por muy hijo de Chávez que sea.

No creo que los radicales de izquierda compren el plan de Maduro de fundar un estado comunal desde arriba a realazos, menos lo hará la burocracia que se enriquece en Concejos Municipales, Alcaldías y gobernaciones, total que la estrategia de Maduro de hacerse de los radicales que le exigen que cumpla su promesa al comandante eterno de impulsar las comunas, no pasará del Congreso del partido, donde cualquier cosa puede suceder.  

Versión editada

 

 

 
Carlos OchoaCarlos Ochoa

Artículos relacionados

Top